Reseña | Horimiya – Capítulos 7 y 8

Jihye 03/03/2021

¡Advertencia! Esta reseña sobre Horimiya capítulos siete y ocho contiene spoilers. Si aún no has visto los episodios, te recomiendo que vayas a checarlos y después regreses a leer la reseña.

Page 7. Tú estás aquí, yo estoy aquí

Horimiya capítulo siete da inicio con Hori y compañía en la librería. Yuki está en busca de un libro pero al mismo tiempo busca ser un apoyo para Tooru quien todavía está un poco triste por el rechazo de Hori. Pero Yuki no es la única atenta a Tooru, Sakura también comienza a acercarse al prepararle galletas. Esto pone un poco triste y ansiosa a Yuki quien no es capaz de expresa honesta y abiertamente sus sentimientos, pero no es un caso perdido pues Tooru igual se preocupa por ella. Por su lado, Miyamura debe ausentarse por una semana, lo que provoca que Hori descubra la soledad y la ansiedad de o poder verlo n varios días. Preocupada por su falta de feminidad, ori intenta seguir los consejos de sus amigas pero no sale bien. Pese a ello, Miyamura la consuela y ambos reafirman su amor al compartir mas intimidad.

Page 8. La verdad revela el engaño

Horimiya capítulo ocho da inicio con un sueño de Miyamura. En este, se ve a sí mismo en sus años de secundaria, ahí trata de animarlo y consolarlo, afirmándole que pronto hallara personas especiales. El capítulo continúa con una introspectiva de Remi, en la que narra su amor por Sengoku. Tenemos además un vistazo a su pasado y el inicio de su relación. Por otra parte, Hori y Miyamura exploran una nueva faceta de su relación cuando Hori descubre que podría sentir atracción por un lado más violento de su novio. Mientras tanto, Yuki atraviesa  un pequeño dilema pues un chico se le confeso. Ya que ella no planea salir con él, todos acuerdan que es mejor rechazarlo con la excusa de que Yuki ya sale con alguien, Tooru es el candidato elegido.

Honestidad, deshonesta

Es justo que este primer espacio se lo dediquemos a Yuki. En el episodio siete pudimos ver como ella mantiene una lucha interna entre sus deseos y lo que expresa. Según Hori, Yuki es alguien que no dice lo que quiere y cuanto menos desea hablar de algo más sonríe y se aparta. A pesar de lo que pensemos esta es una de las actitudes más normales, preferimos rendirnos y ceder antes que ser lastimados. Yuki tiene miedo de involucrarse y salir herida, es por ello que renuncia a las cosas y se auto engaña al repetirse que no era tan importante. Esto es algo que ha hecho repetidas veces, sin embargo se ha topado con algo que no funciona de la misma manera. Los sentimientos que tiene por Tooru, no son algo a lo que pueda simplemente rendirse. Pese a que lo ha intentado, no funciona de esa manera.

Después de observar los avances de Sakura, quien con valor ha intentado acercarse a Tooru, Yuki no puede evitar mirar sus propias fallas. El mayor error que muchos cometen ante la presencia de un rival es el de compararse con este. Cuando Yuki piensa en lo honesta y dulce que es Sakura en comparación a ella, no puede evitar sentirse mal por su propia “fealdad” del corazón. Pero este sentimiento es distinto al resto, no es algo a lo que pueda solo renunciar. Este cambio en su actitud habitual se refleja en su impulso por intentar alcanzar a su rival. Aunque ella no sabe hornear aun así decide competir con eso, claro que al principio son puras fallas, pero la práctica es lo que da resultados. Y como bien dijo Miyamura, nadie nace sabiendo, es algo que requiere esfuerzo, y todo lo que vale la pena necesita ese ingrediente.

Compartir el calor

La relación de Hori y Miyamura continúa avanzando y el episodio siete nos da dos nuevas luces sobre su amor. En primer lugar tenemos la prolongada ausencia de Izumi. Ambos se han acostumbrado a la presencia del otro, ya sea su tiempo en la escuela o fuera de esta, ambos suelen estar siempre juntos. Es por ello que pasar cinco días separados les hizo comprender la soledad de la ausencia. Esto es algo que se vio especialmente desde la perspectiva de Hori, quien se vio abrumada por la costumbre y el peso de la ausencia se hizo mucho más insoportable. Quizás es por ello que su reencuentro fue tan pasional, ya que había muchos sentimientos reprimidos por parte de ambos. 

En ese sentido, podemos entender que la relación de ambos necesariamente debe mutar a la velocidad que lo hacen sus sentimientos. Ya que ambos conviven tanto es normal que haya cosas que simplemente sucedan naturalmente. Cuando hay amor y pasión entre dos personas, es normal que llegue el momento en que desean compartir el calor que hay entre ambos. Tanto Hori como Miyamura no podían seguir reprimiendo sus propios anhelos por ser uno con el otro. Si me lo preguntan, para mi es evidente que ambos dieron un gran paso en su relación en el episodio siete, al compartir su cuerpo dieron paso hacia una nueva intimidad. Una intimidad que su relación ya requería, esto se vuelve evidente con el episodio ocho, donde notamos una mayor confianza y una cercanía más íntima y natural entre ambos.

En su avance quizás pecaron en no ser del todo cuidadosos, pues aunque no es del todo claro se da a entender que Sota es consciente de lo que ocurrió. Por fortuna Miyamura lo maneja bien y le hace ver que aunque ellos sigan avanzando en su relación eso no significa que perderá a su hermano, al contrario esta ganando un hermano y ninguno lo dejara solo.

Una nueva perspectiva

Así como el capítulo ocho lo hizo, nosotros también pongamos un pequeño asterisco para hablar de Miyamura y sus progresos. Izumi desde el principio nunca fue alguien asocial, sin embargo requería de una ayuda extra para hacerse de un sitio. Ya antes vimos que estas personas especiales para él son Shindou y Hori, esta última ha conseguido ser todavía más especial que su amigo. Gracias a ella, Miyamura ahora es capaz de ver a su pasado y “perdonarse”, aquel consuelo que nos brinda el principio del episodio ocho es precisamente con la intención de entender el cambio en Izumi.

Él ya ha dejado de ser el melancólico chico incapaz de integrarse, ahora hay gente a su alrededor que se preocupa por él y lo estima. Ya es tiempo de soltar sus cargas, aunque esto no quiere decir que en automático ya todo está superado. Tan solo es el principio para su propio crecimiento, ahora que hay tanta gente que lo quiere, es tiempo de que él mismo también lo haga.

Debilidad al amor

Además del Horimiya, la pareja de Remi y Sengoku también merece su propio reconocimiento. Si bien el episodio ocho fue donde verdaderamente pudimos conocer el origen de su relación, desde el episodio siete ya podíamos conocer la calidad de sus sentimientos. En el capítulo siete, Sakura interroga a Sengoku respecto a su amor por Remi, y este le da una respuesta inicialmente torpe pero que encierra un gran significado al juntarlo con lo visto en el capítulo ocho. Según Sengoku su amor por Remi recae en su instinto de querer protegerla, no porque ella sea débil sino porque es preciada para él. Es una declaración dulce y se vuelve adorable cuando la juntamos con los sentimientos de Remi en el siguiente episodio.

Para Remi, Sengoku es alguien que posee muchas debilidades sin embargo se esfuerza por compensarlas. Ella es consciente de sus puntos débiles pero lo ama porque eso no lo detiene, aun si es débil o le falta confianza, hace su mayor intento para ser mejor por ella y los demás. De hecho es esa sinceridad lo que hizo que Remi se enamorara de Sengoku desde un inicio. Pues él era diferente del resto que solo veían en ella una cara bonita, o que se sentían superiores al menospreciar a su mejor amiga. Para Remi fue refrescante que Sengoku no le diera un trato especial y que al mismo tiempo fuera igual de abierto con Sakura.

La pareja de Remi y Sengoku me encanta por lo dulce que son juntos. La preocupación y la sinceridad que expresan por el otro es digna de admirarse. Además hay que decirlo, ambos lucen muy bien juntos.

Cosas de pareja

Si Remi y Sengoku son la pareja más adorable, ¿Hori y Miyamura son la más extraña? Realmente no es así, hay cosas que solo las parejas pueden entender, gustos, señales, intereses, etc., así que no es tan extraño que su nuevo juego de maltrato sea incomprensible para el resto. Es posible que ni siquiera Hori lo termine de comprender, Miyamura mucho menos. Aunque es sencillo, a Hori le agrada la brecha, ver un comportamiento totalmente diferente en el siempre tranquilo Miyamura es algo que se vuelve hasta excitante. No traten de darle demasiadas vueltas, no es que ella disfrute de ser maltratada, es la comodidad del juego lo que lo hace disfrutable.

Pero ellos no son la única pareja rara, como solicitud de último momento Yuki y Tooru se han vuelto una pareja para aparentar. Lo curioso de esto recae en los gustos de Yuki, quien fiel a sus gustos de plebeya prefiere una comida común a una de lujo. Aunque Tooru es un gran chico y no es feo, es evidente que Yanagi es mucho más atractivo, y lo que es mejor, genuinamente solo tiene interés en Yuki. Pero ni hablar, así como Yanagi solo siente afecto por Yuki, esta solo lo siente por Tooru, “donde manda capitán no gobierna marinero”, es decir, en el corazón no se manda.

Comentario final

Horimiya capítulos siete y ocho han sido episodios muy entretenidos y con momentos hermosos para reflexionar y reír. Creo que en cuestión de narrativa continúan pecando de las mismas carencias de ritmo que los anteriores. Sin embargo hay que decir que en cuestión de arte ambos capítulos son joyas visuales. El trabajo que se ha puesto en la combinación de colores es digno de elogio, hay muchos momentos en que las emociones se transmiten tan solo con el cambio de luces y eso es algo ejemplar. También debo decir que los pequeños cambios dentro del opening son perfectos, y resaltan todavía más el trabajo visual que ya era una obra de arte.

Antes de cerrar con esta reseña quiero hacer un pequeño reclamo, no es nada grave pero sentí feo que cambiaran la frase de Hori cuando le dice a Tooru como actuar como el novio de Yuki. Originalmente ella le sugiere que le mordisquee la oreja a Yuki para marcar su territorio, y aunque no es tan distinto a su sugerencia de ponerse coqueto es una acción más contundente. En fin, lo tenemos todo y no tenemos nada.

©HERO・萩原ダイスケ/SQUARE ENIX・「ホリミヤ」製作委員会

Hasta aquí la reseña, les dejo las preguntas de costumbre: ¿Qué les han parecido estos capítulos? ¿Cuál es su opinión de los avances entre Hori y Miyamura? ¿Les gusto la presentación de las relaciones entre Sakura, Tooru, Yuki y Yanagi? ¿Qué opinan del amor entre Remi y Sengoku? ¿Por qué Miyamura maltratador es tan excitante?

Jihye

If I die, please don't cry... Just look up in the sky and say: "Yamete Kudasai".

Más noticias similares.
Déjanos un comentario.