Reseña | Honzuki no gekokujou 2 – Capítulo 7

NoSoyOtaku 16/05/2020

[bloques texto=’Esta reseña sobre Honzuki no gekokujou 2 contiene spoilers. Si no has visto el capítulo, te recomendamos hacerlo y después regresar a leer la reseña.’]

Capítulo 7 (21): Nuevos sirvientes

La madre de Myne le confiesa su embarazo a Myne. Esta quiere hacer algo por su nuevo hermano(a), pero nadie sabe lo que es un libro ilustrado. Por lo cual ella decide hacer uno y necesita de Wilma, conversa con el Sumo Sacerdote y a cambio de que aprenda música y la cultura de la nobleza, acepta. Las dos nuevas sirvientas son Wilma y Rosina, la segunda una instrumentista, en específico del harspiel, que vive con el recuerdo de un tiempo pasado mejor, un tiempo pasado que no volverá. Después de ciertas dificultades con ella, Myne logra llevarse bien con la nueva sirvienta y ella acepta su nuevo papel. En un intercambio de palabras cosas sobre Wilma salen a la luz, será tiempo de averiguarlo.

Opinión del capítulo

Otra semana más con la ratoncita. En este capítulo creo que es donde me di cuenta que a lo mejor están dejando de lado explicaciones que quizá estén en el material original, sin embargo, y si es así, igualmente están sabiendo armar la estructura de la continuidad del anime en buen ritmo. Lo que requiere explicaciones con unos pocos diálogos lo hacen notar y usan muy bien el lenguaje visual, es decir lo que nos muestran las escenas sin necesidad de que se diga algo, como esa mirada de Fran y la reacción de Wilma. Otra cosa, al inicio me pareció que hubo un alza en la calidad de la imagen, sentí los colores más vívidos, aunque quizá solo fue mi percepción y puede que no haya ocurrido realmente. Un capítulo interesante, que quizá no sobresale, pero que prepara muy bien un tema fuerte.

Embarazos y cultura noble

El capítulo inicia con una noticia fuerte que es la desencadenante de los sucesos: la madre de Myne le dice que será hermana. Luego ya se ve que Myne quiere hacer un libro de ilustraciones, pero nadie sabe qué es. Pare crearlo requiere a Wilma y la pide como sierva. El Sumo Sacerdote dice que debe aprender música, que es lo que los nobles hacen, al final nos da a entender que quiere que Myne aprenda esa cultura. Él le dice ciertas cosas y que depende de Myne si es usada o no, pero para no serlo debe de aprender a hacer ciertas cosas, como aprender música. El sistema de hijos no es muy diferente de lo que nosotros supuestamente conocemos de la edad media, claro que con la añadidura del mana. Esta nobleza parece tener una cultura media agresiva y utilitarista, a su vez son los únicos que parecen poseer cosas artísticas, siendo lo más resaltante la música, lo cual es lo más apreciado por ellos, incluso en un huérfano, como Rosina.

Consejos del Sumo Sacerdote

Aprender música, sobre todo el instrumento llamado harspiel, es la recomendación del Sumo Sacerdote, que muy bien sabe de ese mundo. Lo que me parece curioso es que parece que Myne ha estado pasando de maestro en maestro, siendo el primero el guardia de la puerta que le enseñó las letras, luego su amigo y comerciante Benno, al final tenemos al Sumo Sacerdote. Todos ellos, de alguna manera u otra, han apoyado y aconsejado a Myne y ella correspondió. Aunque no se dé cuenta, Myne fue escalando socialmente, tanto que llegó a vestir un hábito azul y necesita un mentor como el Sumo Sacerdote, sin él Myne estaría perdida en la catedral. Los consejos del Sumo Sacerdote están demostrando ser útiles y este consejo de aprender música no lo es menos.

En busca de las nuevas sirvientas

Después del consentimiento del Sumo Sacerdote, Myne va a buscar a Wilma primero y luego a Rosina. La primera es complicada, debido a que quiere mantenerse en el orfanato debido a que los niños están solos y ella es la única que los cuida, pero luego nos enteramos de la verdad. Para que acepte, Myne tuvo que hacer que siga viviendo en el orfanato. Rosina fue más fácil de conseguir, solo le dijeron que enseñaría el harspiel y de inmediato se puso a disposición de Myne, claro que ella le dijo a Rosina que igualmente hará otras cosas aparte de enseñar.

La melancolía de un tiempo musical pasado

Todos parecen tener antipatía con Rosina, pues esta desde el inicio se muestra media mandadora. Y aquí nos enteramos que su antigua ama, Christine, consentía a los siervos con cualidades artísticas, siendo Rosina una de ellas. Esto hizo que la forma de ser de la muchacha sea diferente al de un siervo común y corriente, pues parece que pasó la mayor parte de su vida (creo que esto es algo que omiten del material original, pues una buena historia contaría estas cosas que son necesarias para aclarar) se la pasó tocando el instrumento. Esto se nos muestra en su inocencia, pues aunque le haya dicho a Myne que no sabía cómo funcionan las cosas, realmente era Rosina la que no sabía, pues su realidad fue otra, fue una melodía constante que tuvo un gran silencio.

Sacrificar unas notas para componer una sinfonía

Myne se dispone a hacer lo aprendido el capítulo pasado, averiguar y tener más conocimientos de todos los puntos de vista posible, sobre todo de sus sirvientes, antiguos como nuevos (aunque solo fue Wilma). Wilma es la que nos cuenta lo de la parte pasada. Myne le da un ultimátum a Rosina y le dice que si quiere permanecer debe hacer otras, que ella (Myne) no es Christine. Rosina regresa al orfanato, en una noche bajo el cielo oscuro recuerda su pasado y el gusto tremendo por la música y por tocar el harspiel, Wilma aparece y le dice que no todo será como antes. Ante estas palabras de una vieja amiga, Rosina abraza la madera que ha tenido durante años para no olvidar la sensación del instrumento. Esta madera siento que también tiene historia, esta madera ha pasado por mucho junto con Rosina, pues no solo aparece ahí, sino antes, cuando ella es llamada y siento que esto en el material original también es comentado. Rosina al final decide sacrificar esos recuerdos y volverlos nuevas notas para componer su nueva sinfonía.

Cicatrices pasadas

Ya para el final del capítulo se nos muestra a Rosina mucho más dispuesta a colaborar, ayudando a Myne. Es en esta escena donde Rosina nos cuenta el verdadero motivo por el cual Wilma no quiere salir del orfanato: temor a los varones. No es un temor inexplicable, es uno que en nuestra misma realidad se da y más seguido de lo que podemos ver, justamente porque esas personas con temor no se dejan ver, especialmente ante ese ser que temen. Wilma, tal parece, fue ultrajada o casi llega a serlo, por un noble que se aprovechó de su estatus y por medio de engaños condujo a Wilma a cosas que ella no hubiera aceptado. Esto de por sí, junto con lo de Delia, me hace pensar que el material original puede que sea más oscuro que el anime. Pero estas dos han sido las nuevas siervas presentadas, ambos con marcas del pasado: una imborrable pero tratable dentro de lo posible, la otra recordable pero superable.

Esto fue el capítulo del día de hoy. Me ha dado ganas de buscar el material original (lo llamó así porque sigo sin estar seguro si es una novela ligera, aunque mis rápidas averiguaciones dicen que sí). La siguiente semana nos hablará sobre Wilma, al menos el título indica eso. Espero que traten el pasado y lo digo porque este anime en cierto sentido sabe tratar esos temas delicados y da ciertas respuestas prácticas. Y también espero saber más del embarazo del madre Myne, ¿cómo será?

NoSoyOtaku

De Perú. Ya dos décadas :'v, y un aficionado al anime y a la cultura japonesa, además de un aficionado al estudio de las culturas asiáticas (especialmente China y Japón).

Más noticias similares.
Déjanos un comentario.