El estudio drop comenzó sus procedimientos legales tras su bancarrota

Altair Kirigaya 02/11/2018

La compañía de investigación crediticia Tokyo Shoko Research (TSR) informó el pasado miércoles que el estudio de animación drop recibió la aprobación para dar inicio a su liquidación por bancarrota el pasado 26 de octubre. La compañía se declaró en quiebra el 24 de agosto. La abogada Fumihide Katayama se encarga de la quiebra del estudio. De momento se desconoce la cuantía a la que ascienden las deudas de la compañía, por lo que se está llevando a cabo una investigación para determinar la deuda de la empresa.

Historia

La empresa fue fundada en agosto del 2004 y contaba con 30 empleados. Si bien su operación principal era la producción de animación, la compañía también trabajó en live-action, CGI, contenido Flash, pre-producción, planificación de manga, dirección de sonido, planificación, diseño web y otros trabajos. En el año fiscal que culmino en julio del 2009, el estudio tuvo ventas totales de 220 millones de yenes (alrededor de 1.98 millones de dólares).

La compañía había estado participando en cientos de proyectos de anime para todo tipo de animaciones, fotografía y color. Algunos de los trabajos del estudio en los que cooperaron en su producción fueron Golgo 13,  Noein – Mou Hitori no Kimi e, Tetsuko no Tabi Zoids Wild, llegando incluso a ser el estudio principal en la serie de anime Uchurei.

Trabajos Importantes

El estudio drop también trabajó en la animación original de  Chikyū Bōei Taxi. La compañía también produjo anuncios para compañías de renombre como  NissinSUNTORYSamantha Thavasa y Tiffany & Co., así como videos musicales para  YUZUSEKAI NO OWARIGLAYPerfumeGreeeeN y Ringo Sheena.

El estudio había animado recientemente las series de anime Glamorous Heroes y Clione no Akari , en 2017. Siendo los últimos proyectos de la empresa, desde entonces, las ventas habían estado disminuyendo, los costos laborales y de administración habían estado generando presión, y las ganancias estaban siendo lentas. La compañía tuvo una baja recaudación de fondos por lo que su volumen de trabajo fue reduciéndose hasta el punto de no poder invertir en el negocio y llegar a la situación actual, declarándose en bancarrota.

Fuente: ANN

 

Altair Kirigaya

A Veces Ocultamos Lo Que Sentimos Para No Lastimar A Nadie Más, Aunque Eso Nos Lastime A Nosotros.

Más noticias similares.
Déjanos un comentario.