Reseñas

Reseña | Tokyo Revengers – Capítulo 8

Jihye 4 junio, 2021

¡Advertencia! Esta reseña sobre Tokyo Revengers capítulo ocho contiene spoilers. Si aún no has visto el episodio, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

Ⓒ和久井健・講談社/アニメ「東京リベンジャーズ」製作委員会

#8 Rechange

Tokyo Revengers capítulo ocho da inicio con el enfado de Takemichi ante la pelea de Mikey y Draken. Después de mostrarles como sus peleas dañan a los demás, ambos se reconcilian en medio de una broma a Takemichi. Ahora que la pelea se ha solucionado Takemichi baja la guardia y decide disfrutar del festival junto a Hina. Sin embargo en medio de su cita recibe inquietantes noticias, el ataque a Draken no se ha detenido. Mientras indaga descubre a Kiyomasa planeando matar al sublíder, y aunque intenta hacerles frente resulta imposible vencer su propio miedo que aún les tiene. Sintiéndose derrotado y patético, piensa en rendirse, pero Hina llega para levantar sus ánimos y hacerlo volver a la lucha. Mientras busca a Draken se encuentra con Mitsuya, todo indica que hay dos personas tras la cabeza de Draken esa noche.

La pelea de todos

Con este episodio retomamos lo dicho con anterioridad, ciertamente la cusa de la pelea entre Draken y Mikey fue una diferencia de visión. Era claro que Mikey no estaría de acuerdo con que Pachin asumiera la culpa, pues aunque él haya sido quien apuñalo a Osanai, lo hizo pensando en los pecados que este había cometido. Claramente Mikey encontraría injusto que Pachin tenga que pagar por el crimen, mientras que Moebius simplemente se saldría con la suya. Es decir, Osanai ni siquiera murió. Lo que Pachin hizo fue un crimen, pero ¿realmente podemos condenarlo? La justicia es sumamente abstracta, y existen situaciones como el crimen de Moebius en donde si no es uno mismo quien haga justicia por mano propia, esta jamás llegará.

Por otro lado, no podemos descartar la postura de Draken. Aunque es verdad que Pachin no merecía cargar con tal crimen, también lo es que él lo hizo por voluntad propia, y por eso mismo es justo respetar su elección de entregarse. Negar la voluntad de Pachin sería como ignorar los sentimientos que lo llevaron hasta ese punto. La injusticia, el dolor, el coraje, había mucho dentro de la acción que tomo. Pero lo más importante de todo es que Pachin demostró con su elección la diferencia entre un simple criminal y un verdadero delincuente. Al no evadir su responsabilidad y afrontar las consecuencias de sus actos con la frente en alto, Pachin demostró que los ideales de Toman no están errados.

La pelea entre Mikey y Draken era obvia, ambos son orgullosos y claramente no querían retroceder en sus ideas. Era una situación complicada porque ninguno de los dos estaba realmente equivocado. Sin embargo era algo que no habrían podido reconocer por sí mismos. La intervención de Takemichi fue de lo más prudente, pues alguien debía hacerles ver lo que tenían al rededor. Estaban tan cegados por sus propias ideas que perdieron de vista lo que les rodea. El regaño de Takemichi fue preciso, les dio justo donde debía darles. Y el quiebre del momento serio con la broma de la caca, fue todo lo que se necesitaba para una reconciliación real. La amistad de Mikey y Draken es de iguales, son personas que pueden reír juntas y pasar página sin preocupación.

Siendo uno mismo

Aunque resolver el conflicto entre Mikey y Draken era tan solo el primer paso, nuestro atolondrado Takemichi no lo entendió hasta muy tarde. Lo peor que puedes hacer tras un conflicto a tal escala es confiarte. Pero no había nada que hacer, Takemichi es tonto porque es muy sincero, en su corazón realmente creyó que las cosas irían fáciles con solo reunir a Mikey y Draken. Se olvidó que toda la pandilla se inmiscuyó en la pelea y ese tipo de rencillas no son tan sencillas de terminar. En las luchas de opiniones siempre habrá quien no pueda dejar ir la suya. Además el rencor hacia Draken solo podía aumentar si de un momento a otro Mikey se ponía de su lado después de haber estado tan en contra.

La realidad es una cosa terrible, cuando menos lo esperamos nos cae como un balde de agua fría. Esa fue la situación de Takemichi al enfrentar a Kiyomasa. Después de pasar tiempo con Mikey y Draken, acabo por olvidar que él no es fuerte por sí solo, sino que ha dependido de la fuerza física de otros. Sin el respaldo de los demás tan solo es un chico débil, que no ha podido sanar sus propios traumas. No es una mentira que Takemichi ha ganado fuerza y voluntad con el tiempo, sin embargo eso no significa que automáticamente ha superado su pasado. El enfrentamiento con Kiyomasa es un recordatorio de la debilidad que aun pernera en el corazón de Takemichi, una debilidad que debe enfrentar tarde o temprano.

Pero hay que saber que la debilidad no es algo que necesitemos enfrentar solos, es justo recibir apoyo y consuelo de otros en esos momentos. Ese es el papel que jugó Hina para un derrotado Takemichi. Mientras el lamentaba su propia debilidad y se sentía patético por ser así, Hina lo aterrizo en el presente y le mostro la repuesta más simple, aunque la más real. Está bien no ser un héroe todo poderoso, está bien no ser invencible, porque esas características no serían suyas.

Los logros de Takemichi son debido a que él sea tal como es, porque él conoce la debilidad puede empatizar con los demás. Ya que él es capaz de llorar por él y por otros, nos demuestra el valor de su corazón. Quizás él no pueda salvar a otros a través de sus puños, pero su sinceridad y calidez son claves importantes para dar salvación a los demás. Que Takemichi sea un héroe llorón es lo que lo hace increíble, su fuerza radica en levantarse aun en la adversidad.

Comentario final

Tokyo Revengers capítulo ocho ha sido un episodio lleno de risas, emociones a flor de piel y momentos épicos. La solución a la pelea entre Draken y Mikey fue muy bien manejada, la transición entre lo serio y la comedia se sintió de lo más natural. Así es como es la amistad, pelearse y reconciliarse en un minuto son cosas simples y que le dan valor a esos vínculos. En general el episodio conto con un guion excelente, la caída psicológica de Takemichi fue perfecta y salió en el momento justo. Obviamente el apoyo de Hina fue clave para restaurar la determinación de Takemichi. El cliffhanger del final el episodio fue tan injusto, realmente supieron dejarnos al filo del asiento.

Antes de cerrar con esta reseña solo quiero expresar mi más grande admiración por la pareja principal. La relación entre Takemichi y Hina se siente tan orgánica, tan preciada, es difícil no ver por qué todo inicio por esto. La interacción entre ambos no es exagerada, y es por ello que los momentos que comparten son tan significativos. Se primer beso fue lo suficientemente especial para traer de vuelta a Takemichi después de que él mismo se tiro al pozo. Sin duda son una pareja que merece mucho más reconocimiento.

Ⓒ和久井健・講談社/アニメ「東京リベンジャーズ」製作委員会

En fin, estas han sido mis impresiones de este capítulo, díganme: ¿Qué les ha parecido este episodio? Si estuvieran en Toman ¿Qué lado habrían apoyado, a Draken o a Mikey? ¿Cómo creen que resulte este enfrentamiento que esta tan cargado de emociones diversas?


Jihye
Jihye

If I die, please don't cry... Just look up in the sky and say: "Yamete Kudasai".

Déjanos un comentario.

Relacionadas

noticias relacionadas Más Noticias
Reseñas

Reseña | Mashiro no Oto – Capítulo 11

14 junio, 2021
leer más
Reseñas

Reseña | Fruits Basket Final – Capítulo 10

12 junio, 2021
leer más
Reseñas

Reseña | Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita – Capítulo 9

11 junio, 2021
Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita - Capítulo 9
leer más
Reseñas

Reseña | Mashiro no Oto – Capítulo 10

7 junio, 2021
leer más
Reseñas

Reseña | Fruits Basket Final – Capítulo 9

5 junio, 2021
leer más
Reseñas

Reseña | Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita – Capítulo 8

4 junio, 2021
Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita - Capítulo 8
leer más