Reseña | Horimiya – Capítulo 9

Jihye 09/03/2021

¡Advertencia! Esta reseña sobre Horimiya capítulo nueve contiene spoilers. Si aún no has visto el episodio, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

©HERO・萩原ダイスケ/SQUARE ENIX・「ホリミヤ」製作委員会

Page 9. Es difícil, pero no imposible

Horimiya capítulo nueve da inicio con Hori peinando a Miyamura, pero acaba molestándose por la atención que recibe. En su camino a casa se topan con excompañeros de Miyamura, quienes reciben una paliza por parte de Hori por hablar mal de él. Tanihara se encuentra con Shindou y descubrimos que hay una conexión más profunda entre él y Miyamura. Por su parte, Hori aun insiste en ver el lado violento de su novio, finalmente y contra su voluntad, Miyamura hace lo que ella quiere, generando algunos malos entendidos en el camino. También podemos ver como Miyamura lidia con Mizouchi, un admirador de Hori, ganando un nuevo amigo. Gracias a un sueño, Tanihara contempla la necesidad de disculparse con Miyamura y va a su encuentro, aunque no logra disculparse se liman ciertas asperezas en el proceso. Miyamura se siente más capaz de hacer las paces con su pasado.

Quien cambia nuestra perspectiva

Esta semana nuevamente abordamos el significado que una persona puede adquirir en nuestra vida. Para Miyamura siempre fue complicado relacionarse con otros, un poco por su propia forma de ser y otro tanto por el prejuicio del resto. Sin embargo tras conocer a Hori, muchas cosas en su vida cambiaron radicalmente. Ahora forma parte de un grupo, ha hecho amigos y es capaz de relacionarse más activamente con aquellos que lo rodean. Todo esto es en gran parte gracias a su relación con Kyoko, pues ella es el impulso que necesitaba para cambiarse a sí mismo. Básicamente lo que él necesitaba era un cambio de paradigma, y encontrar a alguien que lo ame a pesar de su propia falta de amor, es justamente el escalón al amor propio que necesitaba para iniciar su viaje.

Muy diferente a todo lo que han pretendido “enseñarnos”, el amor propio no empieza en nosotros mismos, necesitamos que otro nos enseñe qué podemos empezar a amar. La percepción que Miyamura tenía de sí mismo era una bastante obscura, siendo así, era completamente normal que no pudiera amarse a sí mismo, pues no veía nada para hacerlo. Cuando conoció a Hori y se enamoró de ella, lo hizo siguiendo el deslumbramiento que era tener a alguien que puede ver lo mejor de ti, aun si no tienes nada. Si esa persona puede amarte, protegerte, y experimentar mil emociones por ti, resulta complicado no hallar tu propio valor.

El amor propio inicia con un “me gustas” de alguien más, porque reconoce tu existencia y le da validez a  tus virtudes, el amor crece aún más cuando reconoce tus defectos y pese a ello se queda contigo. Amarte a ti mismo es una muestra más de amor a esa otra persona, pues reconoces que sus sentimientos no son un desperdicio. La existencia de Hori salvó en muchos sentidos a Miyamura, por lo que resulta normal que pese a las diferencias, él aun quiera hacer todo lo posible para ella. No necesitas entenderlo, cuando quieres ver a tu pareja feliz simplemente haces lo necesario, aun si es golpearla o gritarle ocasionalmente.

Es más sencillo conectar de lo que creemos

Este es un episodio muy enfocado en Miyamura, pero más que eso en sus conflictos presentes y pasados. A diferencia de antes, en el presente Miyamura es más capaz de enfrentar el conflicto. No lo hace de forma tosca o banal, sino que busca entender a su adversario. Mizouchi es un compañero y debido a sus sentimientos por Hori guarda rencor hacia él. Una vez que entiende esto es más sencillo para Miyamura tomar una postura de comprensión y marcar sus límites. Definitivamente no puede ceder a Hori, y tampoco puede dejar que haya sentimientos persistentes, por ello recurre a la demostración. Hay cosas que solo él puede hacer por ella. Para Mizouchi esto conforma un cierre, quizás desde el inicio tenia una idea equivocada de Miyamura, ahora está abierto a conocerlo desde otra posición.

Después tenemos el caso del pasado, su terrible conexión con Tanihara. En ese tiempo, Miyamura no poseía las armas para enfrentar a su agresor. Tanto es así que incluso en el presente persiste el sentimiento de parálisis ante el recuerdo. No podemos saber el nivel de intimidación que Tanihara infringió en Miyamura, no en el anime al menos, pero podemos suponer que fue una época difícil. La cuestión es que Tanihara también era demasiado inmaduro, y acabo vertiendo sus propios sentimientos de culpa en Miyamura. Tuvo que correr el tiempo para que él entendiera la gravedad de sus errores y la culpa real cayera sobre él como balde de agua fría. Es entonces cuando su necesidad de disculparse se hace latente y al mismo tiempo descubre que no es sencillo redimirse. Requiere valor para enfrentar sus acciones y su propio corazón.

Infringir daño a otro, ya sea emocional o físico, no es algo que se curara con un lo siento poco sincero. Pero así como una disculpa requiere valor, el perdón también lo necesita. Después de encontrar su propio valor, Miyamura está más dispuesto a ver hacia su pasado y conciliarse con él. Desde el inicio él confió en que la relación con Tanihara podría funcionar de alguna manera, pues el pasado no debe ser todo lo que quede. Además de alguna manera ambos se han hecho cocientes de ciertas similitudes que guardan entre sí, y a la larga son estas cosas las que ayudan a conectar con otros, superficialmente o profundamente.

Comentario final

Horimiya capítulo nueve ha sido un episodio lleno de reflexión y algunas cuantas risas. Esto es un poco complicado de expresar pero a pesar de lo cortado entre escenas que pareció todo, creo que ha sido uno de los episodios con mejor ritmo narrativo. Quiero decir, cada escena se sintió fluida y había una cierta rítmica de tensión y silencio, que en conjunto se sentía como si todo encajara. Pero había un cierto sentimiento persistente de que parecía existir un salto entre escenas, como si estas no encajaran al inicio pero de hecho cada una lo hacía. Como dije, es complicado expresarlo correctamente, pero en conclusión, es de mis episodios favoritos en cuanto a su narrativa.

Antes de cerrar con esta reseña quiero decir que me gusta esta dirección en el guion. Ocurrió en el episodio anterior y nuevamente en este, toman un capítulo del manga y para complementarlo dan un salto de muchísimos más. Personalmente creo que es la decisión correcta pues de otra manera no habríamos tenido oportunidad de ver la “conciliación” de Miyamura con Tanihara. Solo espero que nos den nuestro momento #NoHomo entre estos dos, no es tan esencial e imperdible pero amaría verlo animado.

Hasta aquí la reseña, les dejo las preguntas de costumbre: ¿Qué les ha parecido este capítulo? ¿Cuál es su opinión sobre los fetiches de Hori? ¿Creen que todo error es redimible si hay intención? ¿Qué opinan de Tanihara?

Jihye

If I die, please don't cry... Just look up in the sky and say: "Yamete Kudasai".

Más noticias similares.
Déjanos un comentario.