Reseña | Fruits Basket Final – Capítulo 3

Jihye 21/04/2021

¡Advertencia! Esta reseña sobre Fruits Basket Final capítulo tres contiene spoilers. Si aún no has visto el episodio, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

©高屋奈月・白泉社/フルーツバスケット製作委員会

“Espero nieve pronto”

Fruits Basket Final capítulo tres da inicio con un pequeño arrebato de Machi. La graduación de los de tercero se acerca y mientras el consejo hace sus labores un rumor sobre Machi llega a ellos. Ya que ella se marcha sin dar ningún tipo de explicación, Kakeru convence a Yuki de ir a verla y preguntarle directamente. Al llegar a su casa ven que es un desastre y le ayudan a limpiar, Yuki tiene una plática con Machi sobre su aversión a la perfección. Ella se termina sincerando con él y le cuenta la verdad del rumor. Finalmente ambos se prometen caminar sobre la nieve apilada. Por otra parte, Motoko decide expresar su agradecimiento a Yuki, aunque sabe que no puede corresponder su amor quiere dejar sus buenos deseos para él. Isuzu sigue desaparecida y un oscuro secreto es ocultado por Akito.

El esfuerzo de la imperfección

Este episodio es un nuevo vistazo a Machi, con el podemos desentrañar un poco más de su historia, su carácter y sus complejos. El primer vistazo profundo hacia ella lo tuvimos la temporada pasada, ahí comprendimos su mayor complejo, y es el estar inmersa en lo normal, al punto en que no reconoce su propia identidad. Lo que hace este capítulo es completar el panorama, nos hace ver que Machi creció bajo las expectativas y no tuvo oportunidad de descubrirse a sí misma. Ya que ella solo hacia lo que se supone debía hacer, creció con falta de carácter, lo que la volvió alguien “aburrida”.

La presión que siempre pusieron sobre ella le genero varios traumas, el mayor de ellos es su miedo a la perfección. Paso tanto tiempo escuchando lo perfecta que debía ser que cuando dejaron de poner ese peso, ella acabo quebrándose y huyendo de esa parte que le causo tanto dolor. Machi es otra víctima del egoísmo de los padres de esta serie. Su madre fue todo lo exigente que podía ser con ella, por ser mujer debía superar al hijo varón de la amante, debía demostrar su valor. Fue egoísta hasta el final y cuando obtuvo al heredero deseado, simplemente le dio la espalda a su fracaso y se disculpó por criarla mal. Esas fueron las más egoístas palabras de todas, no debió disculparse sino darle su libertad.

Ya que Machi no obtuvo su libertad como debió ser, ella continúo atada a su estricta educación y a sus traumas con ella. Nadie le enseño a ser egoísta o a buscar sus cosas favoritas, por eso no podía intentarlo. Todo lo decidían por ella, incluso sus sentimientos, y ella nunca supo cómo defenderse de ello. El mayor avance de Machi fue poder sincerarse con Yuki y la razón por la que pudo hacerlo es porque se sintió reconocida. Por primera vez no se le impusieron expectativas, sentimientos o pensamientos, se le reconoció por ser ella misma. Yuki logro abrir su corazón y finalmente ella pudo hablar de lo que más necesita sacar, no estaba celosa de su hermanito. De hecho ella siente afecto por él y en su preocupación acabo creando el malentendido, uno que no debió existir desde el principio, sus padres realmente son de lo peor.

Este acercamiento entre Machi y Yuki es fundamental para entender su relación, pues con esto se demuestra que cada uno obtiene lo que necesita del otro. Tanto Yuki como Machi tienen un anhelo por sentirse necesitados, ambos buscan alguien que sea especial y los haga especiales. Justamente es eso lo que han conseguido. Esto es mucho más claro con Yuki, ya que él ya ha expresado directamente su deseo por ser especial para alguien del mismo modo en que sabe Tohru y Kyo comparten un vínculo. Él quiere experimentar una relación normal, no quiere ser un salvador solo desea ser necesitado y especial para esa única persona. Por eso Machi es ideal, pues ella no ve al príncipe perfecto en él, sino al simple y normal Yuki, el adolescente necesitado de cariño que es. Ambos se han ido descubriendo en el otro.

Sobre todo, gracias

Siguiendo un poco con el tema del amor, hablemos de Motoko. A ella le he dedicado varias líneas en diferentes reseñas, y cómo no hacerlo si es un personaje con un gran desarrollo. Ella no es solo una fan del príncipe Yuki, ha demostrado tener sentimientos reales y profundos por él. Incluso en este capítulo nos permitió ver que su desarrollo no ha sido desperdiciado. Lejos de confesar su amor, quizás por última vez, Motoko opto por transmitir sus sentimientos en forma de gratitud. Había mucho que quizás deseaba decirle a Yuki pero nada se comparaba con la gratitud que siente hacia él. Pues sin saberlo él fue una parte esencial de su tiempo en el instituto. De hecho es tan importante que aprendió de sus errores y creció en ellos.

Hubo un tiempo en que Motoko soñó con acercarse a Yuki y codicio su amor. Pero eso no duro, su amor se trasformó en una idealización. Ella sufrió el cambio de Yuki porque su ideal se rompió, pero lejos de abandonarlo aprendió a aceptarlo y con ello su amor volvió a evolucionar. Es así como llegamos hasta su despedida, el más grande acto de amor de ella hacia Yuki fue el no empujar sus sentimientos sobre él. Motoko ha aprendido que los sentimientos no son algo que debas forzar en otros, eso incluye la culpa por el rechazo. Es por eso que ella le dio a Yuki lo único que era verdadero y que él podría aceptar, su agradecimiento por esos años de diversión.

Creo que esto se queda como una gran lección para todos, pues el amor no es algo que se fuerza. Al inicio hacen referencia de lo incomodo que es una confesión cuando saben que serán rechazados, y es verdad. No digo que sea un error transmitir tus sentimientos pero si realmente quieres a la otra persona debes buscar una forma que no lo ponga en una mala posición debido a ti. Un gran ejemplo fueron Motoko e incluso Naoto, transmitieron sus sinceros sentimientos sin suponerle un peso al destinatario.

Comentario final

Fruits Basket Final capítulo tres ha sido un episodio hermoso, tanto en lo reflexivo como en lo emocional. Deben de saber que yo tengo un flechazo fuerte por Machi, pues es uno de los personajes con quien resulta más sencillo empatizar. Siempre que hay material de ella, yo estaré encantada y este capítulo especialmente consigue resaltar muchos de sus puntos buenos. La parte de Motoko también fue espectacular, la lección sobre el amor sincero y aprender a dejarlo ir con buenos deseos fue maravillosa. Pero sinceramente estoy más agradecida que nada por la parte cómica, Yuki sonrojado a todo lo que da es algo que necesitábamos en nuestra vida.

Antes de cerrar con esta reseña, que tal si hablamos de la diferencia abismal en el papel de madres. Por un lado conocimos a la mamá de Machi, una mujer frívola y egoísta que usa a sus hijos como una especie de seguro sobre su posición y sus bienes. Por el otro lado tuvimos la mejor escena de amor maternal que hemos visto protagonizada por un Sohma. La madre de Hiro es todo lo que está bien en esta tierra. Su amor es inmenso y muy cálido, desde el nombre que le do a sus hijos hasta su alegría por querer que Hiro experimente el calor de su hermanita.

En fin, estas han sido mis impresiones de este capítulo, díganme: ¿Qué les ha parecido este episodio? ¿Cuál es su opinión de Machi? ¿Creen que todo amor debe ser expresado? El próximo episodio volveremos a ver a Rin, lo que oculta Akito saldrá a la luz y las cosas se descontrolaran un poco.

Jihye

If I die, please don't cry... Just look up in the sky and say: "Yamete Kudasai".

Más noticias similares.
Déjanos un comentario.