Reseña | Dr. Stone: Stone Wars – Capítulo 10

AngelaMadredegatos 23/03/2021

Esta reseña sobre Dr. Stone contiene spoilers. Si no has visto el capítulo, te recomendamos hacerlo y después regresar a leer la reseña.

stone
©米スタジオ・Boichi/集英社・Dr.STONE製作委員会

Capítulo 10: “El dúo más fuerte de la humanidad”

Dr. Stone regresa una semana más. Tras una intensa búsqueda, dan con Mirai, la hermana de Tsukasa, y la despiertan del sueño de piedra. Gracias al poder de regeneración de este estado, la pequeña despierta también de la muerte cerebral en la que había estado atrapada durante años. Sin embargo, Hyoga prepara un plan en las sombras con Homura, que es liberada por You. Bajo sus órdenes, la joven destruye la cueva “milagrosa” con dinamita. Mientras, junto al río, Hyoga usa a Mirai para vencer a Tsukasa, al que atraviesa con su lanza. Senku le extiende su mano, pero Hyoga los empuja a ambos y caen al río. Este último se lanza con ellos y llegan a una orilla donde le expone a Senku su plan: dominar el mundo y seleccionar a los más fuertes y aptos. Para ello, quiere contar con la ciencia de Senku, sea bajo alianza o tortura.

Entonces, Tsukasa reúne sus escasas fuerzas y se alía con nuestro protagonista. Juntos, tratan de luchar en desventaja. Parece que Hyoga va a vencer, pero Senku ha reconvertido los restos del teléfono móvil, que lleva en su pecho y unido al dedo a modo de táser. Mientras uno sujeta la lanza de Hyoga, el otro le propina una descarga que lo deja inconsciente.

Análisis: alianzas y redención

Dr. Stone vuelve a demostrarnos que la ciencia no desecha los logros, sino que se sirve de ellos y los recicla constantemente para seguir avanzando. Así, el científico más popular del anime reciente reaprovecha los restos del teléfono móvil y lo convierte en arma. El hecho de que Senku esconda un táser en su propio cuerpo nos da a entender que ha aprendido a ser consciente de sí mismo, que velará por su propia seguridad. Probablemente, la autoconciencia de este personaje crece a la par que su círculo social. Senku es un ser extremadamente sociable que ve el sentido de su existencia en un entorno en el que todos aportan una función. Dicho de otra forma, cuanta más gente dependa de él, más valorará su vida. También es importante señalar que Senku no se percibe a sí mismo como un mártir, aprecia su existencia y no la ha puesto en riesgo jamás si no era estrictamente necesario.

Ahora bien, el tema central del capítulo es la redención de Tsukasa y la contraposición de futuros e ideas con Hyoga. Efectivamente, la sanación de Mirai es la sanación espiritual de Tsukasa, que vuelve a estar atado al mundo, con alguien a quien proteger. Es vulnerable, sí, pero recupera con ello su humanidad. De hecho, la pequeña resurge de la piedra con destellos luminosos para acentuar esta idea. Sin embargo, Tsukasa carga con la sombra de sus pecados, de sus intentos de asesinato. Un recurso hábil en las historias para rescatar a estos personajes y devolverlos al buen camino es el de la redención. De este modo, ante un mal mayor (Hyoga), el personaje se sacrifica a sí mismo, reflexiona, lamenta sus fechorías y protege a sus antiguos enemigos.

Otro punto crucial del episodio es la alianza entre Senku y Tsukasa. Hemos de advertir que ambos personajes se admiran profundamente y luchar juntos es cumplir un deseo torcido que los dos ansiaban desde el principio. La escena final es reveladora: observan el cielo, agotados y heridos, y usan las escasas fuerzas que les quedan para chocar sus palmas. Ese gesto de amistad y compenetración, con Tsukasa a las puertas de la muerte, es la confirmación rotunda de cuánto anhelaban una alianza sobre la que se cernía el muro de los ideales contrarios.

stone
©米スタジオ・Boichi/集英社・Dr.STONE製作委員会

Hyoga y Tsukasa, némesis

Partiendo de una misma idea clave, Hyoga y Tsukasa son némesis en Dr. Stone. Son el cisne blanco y el cisne negro de una misma hipótesis, y es por ello que resulta tan interesante contraponerlos. Ciertamente, Hyoga no carece de lógica- y el propio Senku lo reconoce- al rebatir la ingenua idea de Tsukasa sobre la bondad natural de los jóvenes. No obstante, la contestación que argumenta enseguida nuestro protagonista es más que suficiente para zanjar el tema de qué hacer con los millones de humanos petrificados.

El hecho de que Hyoga sea la peor versión de los ideales de Tsukasa lo ayuda a no concentrar todo el antagonismo sobre él. Como ya hemos explicado antes, esto facilita la reconversión y la aceptación de Tsukasa en el grupo de la ciencia por parte del espectador. Por otro lado, la contraposición de las dos posibles alianzas de Senku vuelven a reforzar la idea de que la ciencia es un arma neutral que puede combinarse con fuerzas benévolas (Tsukasa) o fuerzas malignas (Hyoga). La decisión recae, nuevamente, en el ser humano.

Stone
©米スタジオ・Boichi/集英社・Dr.STONE製作委員会

A modo de conclusión

Hyoga quiebra la trama pacífica y atraviesa con su lanza, vierte sangre. En esta entrega, Dr. Stone logra la ansiada unión de fuerzas entre Tsukasa y Senku frente a un enemigo con ideas abyectas y crueles sobre la selección natural y el poder destructor de la ciencia. Con una herida fatal, los ojos humanizados de Tsukasa descansan bajo el manto de la noche y sus estrellas. ¿Va a morir? Por favor, evitemos spoilers a aquellos que no siguen el manga.

AngelaMadredegatos

De día soy profe de lengua, la noche y los findes me convierto en cazadora de aliens y friki consumada. De la generación Digimon.

Más noticias similares.
Déjanos un comentario.