Reseña | Citrus – Capítulo 4

Youngclau 05/02/2018

¡Alerta! Esta reseña sobre el cuarto capítulo de Citrus contiene spoilers, así que te recomiendo que lo veas primero y ya luego puedes volver. La vicepresidenta del Consejo Estudiantil, Himeko, entró en acción y tomó ventaja de su cercanía con Mei para acosarla y toquetearla. Yuzu se entera de ello y parece que comienza a sentir celos.

Primeros indicios

Yuzu camina por los pasillos de la escuela hasta que ve a Himeko más adelante. Ambas comienzan a ‘competir’ por tener a Mei en el almuerzo. Pero cuando llegan al aula del Consejo, la Presidenta rechaza a ambas. Derrotadas, las dos terminan en la cafetería cuando llega Harumi con cuatro boletos para el parque de diversiones. Uno para ella, otro para Yuzu y también invita a Himeko, pero parece no aceptar al inicio, aunque su reacción cambia cuando menciona que le dirá a la Presidenta para ir.

En la tarde y de regreso a casa, Yuzu comenta que irá a visitar a su padre y que le gustaría que Mei vaya con ella. Ya en el apartamento, la rubia encuentra una carta del padre de la Presidenta y va al baño para entregársela. Yuzu bromea diciendo que la abriría, pero Mei reacciona rápido para evitarlo, tanto así que asusta a su hermana mayor. En la cama, Yuzu le pide a Mei que la acompañe al encuentro con su padre biológico y ella acepta.

Visitando al padre de Yuzu

A la mañana siguiente, ambas viajan en tren. De repente, en una parada, el vagón se llena y por poco se separan. Las hermanas logran juntarse y se mantienen abrazadas. Mei, con la cara roja, le pide a Yuzu que no respire o se mueva mucho. Pero la rubia no hace caso y trata de tomar ventaja de la situación lamiendo la oreja de Mei. Esta reacciona y molesta le dice que se detenga. Ya fuera de la estación, Mei declara que Himeko no llegó a ‘dar el primer paso’ puesto que la regañó, por lo que Yuzu se pone feliz.

Durante el recorrido por la ciudad, Mei, en un monólogo interno, dice que le gusta Yuzu y le pide tomarse de las manos. La caminata sigue cuando de pronto una voz familiar suena desde un carro. Se trata de Himeko, quien logra encontrarlas. La vicepresidenta se molesta con Yuzu porque ella cree que se aprovechó para salir juntas. Sin embargo, Mei le pide a Himeko que deje de estorbar, algo chocante para la rulosa (y que hasta a mí me dolió).

Ya por la tarde, ambas llegan a un cementerio (no me esperaba esto) en donde se encuentra el padre de Mei. La rubia le dice a su hermana que viene aquí cada vez que puede. Arrodillada, Yuzu los presenta. Pero cuando ella cree que terminó el rezo, Mei también se arrodilla. De pie, la rubia le pide valor a su padre. Cuando está dispuesta a besarla, Mei declara que nunca abrió las cartas que su padre le envía. Yuzu le da ánimos, por lo que la Presidenta sonríe.

Fiebre

Antes de marcharse, Yuzu se va a otro lado a llorar por lo que su hermana le dijo. Mientras que Mei se recuesta sobre una pared, al parecer porque se siente débil. Al día siguiente, en la escuela, Yuzu camina por los pasillos cuando escuchas las voces de Himeko y Mei. La Presidenta no puede pararse y termina desmayándose. Más tarde, en la enfermería, Mei despierta e intenta ponerse de pie para ir a una reunión. Ante esto, la rubia la detiene. Antes de irse, Yuzu le dice que cuando se recupere irán juntas al parque de diversiones.

Yuzu regresa por sus cosas y se encuentra con Himeko. La vicepresidenta le comenta que desde niña, siempre ha cargado con muchas cosas. Pasado el día, Mei ya se encuentra mejor. En el camino a la escuela, las hermanas ven a lo lejos a Himeko. La Presidenta va a disculparse por cosas que le dijo anteriormente. Luego de escucharla, Himeko rompe en llanto y abraza a Mei. Más tarde, en casa, ambas hermanas se encuentra en casa cuando oyen a alguien entrar por la puerta. Un hombre con una maleta y un gran regalo está en la puerta. Yuzu se acerca y el hombre comienza a abrazarla de felicidad. En eso, Mei también se asoma y llama ‘sensei’ a esta persona.

Opinión

En un principio, Yuzu y Himeko trataban de acercarse a Mei sin pensar en ella realmente, y parece que es desde aquí que comienza la fiebre de la Presidenta, porque se le notaba mal. Ya luego todo se desenvolvió para bien de las tres, pues a pesar de las duras palabras de Mei a Himeko, luego la Presidenta pudo disculparse.

La visita a la tumba de su padre le sirvió a Yuzu para acercarse más a Mei. Es aquí cuando la rubia se da cuenta que lo que necesita su hermana menor no es romance, sino una familia, pues Mei ha estado ignorando las cartas de su padre. Estando con indicios de fiebre, Mei decidió acompañarla, empeorando su salud.

Aunque no dieron con la identidad del hombre del final, es obvio que se trata del padre de Mei (aun sin ver el adelanto del próximo capítulo). Esta persona tendrá mucho que ver con el resto de la trama y despejará algunas dudas respecto a la relación padre/hija con la Presidenta del Consejo (y el por qué Mei le dice ‘sensei’).

Youngclau

Amante de los animes desde hace varios años. Gintama es mi preferido y busco nuevos títulos cada temporada.

Más noticias similares.
Déjanos un comentario.