Reseña | Kamisama ni Natta Hi – Capítulo 6

Jihye 18/11/2020

¡Advertencia! Esta reseña sobre Kamisama ni Natta Hi capítulo seis contiene spoilers. Si aún no has visto el episodio, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

©VISUAL ARTS / Key / 「神様になった日」Project

#6 El día del festival

Kamisama ni Natta Hi capítulo seis inicia con un sueño de Youta sobre su participación en el torneo de baloncesto. Mientras tanto, Hina al enterarse del festival de verano hace que Youta contacte con todo el grupo para asistir todos juntos. El festival tiene muchos puestos y todos se divierten, pero Hina se comienza a sentir un poco dejada de lado por Youta. Por accidente es encerrada en un camión refrigerado y casi es llevada a Tokio, pero Youta y Ashura llegan a su rescate. Al final Youta reflexiona en lo divertido que han sido estos días y en la improbabilidad de que el mundo realmente acabe. Sin embargo la cuenta no se detiene y ahora estamos a solo 9 días hasta el final del mundo.

Una nueva oportunidad

La introducción de este episodio ya nos hacía suponer la carga emocional que el baloncesto había tenido en la vida de Youta. Aunque no era del todo claro, podíamos intuir que aquel deporte albergaba algunos remordimientos en nuestro protagonista. La razón detrás de este pesar se nos revela más adelante en el capítulo, pues resulta que aquel último partido se tiño de un decepcionante color al no haber logrado completar el tiro que Ashura le acomodo. Dejando de lado la decepción de perder el partido al no alcanzar el tiro, lo que realmente pesaba en la conciencia de Youta era el no poder llegar más lejos con Ashura. Después de todo, su principal intención era convertirse en el ancla de su mejor amigo quien a penas había recuperado sus esperanzas y volvía a la cancha.  

Tanto Youta como Ashura forman un dúo inigualable, ambos se complementan ya que se compenetran completamente. La sincronía de ambos, deja en evidencia la perfecta armonía y confianza que han pulido con los años. Pese a que han sido amigos solamente por 4 años, ambos demuestran tener una misma mentalidad y un mutuo aprecio por él otro. Su sincronía y compenetración no se limita tan solo a las bromas, Ashura es muy consciente de los sentimientos de pesar que alberga Youta. Al mismo tiempo, también es consciente que no puede ayudarlo solo con palabras, aunque eso no impide que lo intente, como lo vimos durante la escena de la casa embrujada. Pero al final las acciones pesan más que las palabras, aunque fuese sin intención, Hina les brindó la oportunidad de levantar la bruma de sus corazones.

Cuando Ashura le pidió a Youta saltar al camión para detenerlo, estaba confiando en que lo lograría y eso ayudaría a que su amigo tuviera un cierre respecto al fracaso que experimento en el torneo de baloncesto. Era un cierre necesario para ambos, tal como dijo Ashura, se trataba de su segunda oportunidad, la gran revancha. Youta necesitaba recobrar la confianza de su trabajo en equipo con Ashura. Es por ello que sus palabras fueron el mayor empuje. Debido a su lesión, Ashura no podrá saltar más, pero Youta puede hacerlo y con eso llevar a su amigo con él. De eso se trató siempre, de no quedarse atrás, ninguno de los dos.  

Un sentimiento de abandono

Por otro lado, mientras los sentimientos de pesar estaban revoloteando, Hina empezó a experimentar otra clase de emociones. Durante el final del episodio anterior ya podíamos vislumbrar la pesadez que aparecía en Hina cuando Youta se alejaba. Para este capítulo vemos esa misma pesadez pero esta vez de forma más concreta e intensificada. Fue idea de Hina que todos se reunieran para el festival, de hecho era algo que estaba disfrutando. Eso fue hasta que Youta dejo de prestarle atención y en su lugar comenzó a pasar tiempo con Izanami. Aunque inicialmente eso era lo que Hina quería para Youta, algo no se sentía bien en eso. El vacío de Hina puede ser interpretado como celos o la insatisfacción del abandono. Aún hay muchas cosas que no conocemos de la diosa autoproclamada, pero hay pequeñas pistas que nos llevan a suponer que su dependencia en Youta tiene una raíz profunda.

En sí, toda la existencia de Hina sigue siendo un misterio. Pero hay algo que es completamente claro, Hina es en muchos sentidos tan solo una niña. Como tal es normal que experimente cierto rechazo ante la pérdida de alguien importante para ella. Antes de ponernos a shippear, hay que tener en cuenta que Hina como la niña que es, ha desarrollado un apeo emocional hacia Youta y es normal que no le guste la idea de que no le ponga atención. Eso le sucede a cualquier niño o niña, ese tipo de celos generalmente están reservados para las figuras familiares, como el padre, la madre o los hermanos.

En fin, el shipeo siempre será el shipeo, no voy a descartar los sentimientos románticos. De momento mantendré la idea de que Hina es una niña vulnerable, su precipitación en lo que ha temas que involucran a madres respecta, es otra pista para verla como una niña. Hacen falta todavía más piezas en el rompecabezas de la identidad de la deidad autoproclamada.

Comentario final

Kamisama ni Natta Hi capítulo seis ha sido un episodio divertido, emotivo y hasta cierto punto revelador. En lo que más destaca este capítulo es en lo natural que nos presenta el intercambio entre todos los personajes y la nueva interacción que desarrollaran. Esto último es en especial con Izanami, quien ahora se ve más animada y resuelta a la convivencia, lo que es natural después de dejar ir su pesada carga de 10 años. Al mismo tiempo pudimos contemplar un mejor desenvolvimiento de Ashura y contemplamos la profundidad de su relación con Youta. Ese par demuestra que sin importar el tiempo, sea poco o mucho, cuando dos almas resuenan en la misma onda, cosas increíbles pueden suceder.

Antes de cerrar con esto les diré que me parece bastante curioso el poder del guion. Quizás se deba a la diferencia de experiencias entre cada persona, pero es normal que todos nos sintamos empáticos respecto a cosas distintas. Pude ver que muchos sintieron fuertemente el caso de la familia Izanami, pero en mi caso no fue algo tan conmovedor. Sin embargo esta semana me sentí más propensa a la empatía. Es probable que no fuera la intención, pero el sentimiento de Ashura de entregar “su vuelo” a Youta me pareció algo precioso. Lo mismo que con la repentina soledad de Hina, ese vacío repentino realmente lo sentí. Aunque supongo que la mayoría se distrajo por el cameo de Takajou de Charlotte, y no los culpo.

Hasta aquí la reseña, les dejo las preguntas de costumbre: ¿Qué les ha parecido este capítulo? ¿Cuáles serán los verdaderos sentimientos de Hina? ¿Realmente el mundo terminara? El siguiente capítulo se retomara la grabación de la película de Sora, tanto Youta como Hina serán los protagonistas.

©VISUAL ARTS / Key / 「神様になった日」Project

Jihye

If I die, please don't cry... Just look up in the sky and say: "Yamete Kudasai".

Más noticias similares.
Déjanos un comentario.