Reseña | 22/7 – Capítulo 4

Jihye 05/02/2020

[bloques texto=’Esta reseña sobre el anime 22/7 contiene spoilers. Si no has visto el capítulo, te recomendamos hacerlo y después regresar a leer la reseña.’]

22/7 capítulo cuatro
©ANIME 22/7

“La flor prometida”

22/7 capítulo cuatro nos lleva entre recuerdos y el presente, llegando a conocer un poco de Sakura. La nueva misión del “Muro” lleva al grupo a una problemática excursión a Nara, el objetivo es completar una sesión fotográfica en “Hitome Senbonzakura”, este sitio tiene un profundo significado para Sakura, pues guarda relación con su abuela y el vínculo que comparte con ella. A pesar de lo accidentado del viaje, la misión se cumple con éxito y 22/7 se convierte en la portada de la “Weeklyn Shonen Monday”. Al mismo tiempo nos enteramos que Sakura tiene un tiempo límite para su permanencia en Japón y por ende en el grupo.

22/7 capítulo cuatro
©ANIME 22/7

Sakura, un vínculo filial

Una de las favoritas de muchos, me incluyo ahí, es sin duda la dulce Sakura, ella se ha demostrado como una persona tranquila, dulce y muy comprensiva, sobre todo con Miu. Mucho de lo que es Sakura se debe a su crianza, especialmente a la que recibió por parte de su abuela. Uno llega a preguntarse, qué pudo haber sido de esta linda chica si no hubiera contado con el amor y la dulzura de su abuela, porque seamos sinceros Sakura creció en el ambiente idóneo para hacer de ella una persona egoísta y solitaria. Sus dos padres trabajan y no pueden dedicarle demasiado tiempo a su hija, a pesar de ello es evidente que no carece de nada, así que no es descabellado suponer que su personalidad se pudo haber torcido bastante de no ser por el amor de su abuela.

Pero bueno, el mundo de Sakura conto con la luz y la calidez de su abuela, una persona que cuido de ella y no permitió que sintiera la soledad. El vínculo que se creó entre ambas es algo muy especial, no solo ambas comparten nombre sino que se fascinaron con lo que representaba, para Sakura los arboles de cerezo se volvieron una figura de su vínculo con su abuela. Bien pensado la relación de ambas Sakura y la alegoría con los cerezos ha sido muy poética, ya que su relación guarda una estrecha relación con el significado de esta bella flor, hablamos de lo efímero y lo que perdura. La abuela de Sakura siempre supo que no podría vivir por siempre con su nieta y de alguna forma siempre hizo todo lo posible porque ella se diera cuenta que aunque las cosas no sean eternas eso no significa que no son importantes. También en sus enseñanzas había un deseo por que su nieta hallara algo especial en sí misma, deseaba que su luz nunca se apagara, que ella no lo permitiera.

©ANIME 22/7

Una amistad con fecha de caducidad

Ya en el capítulo anterior nos dejaron una pista sobre la situación de Sakura, este episodio termino de aclarar cualquier duda que pudo haber quedado al respecto. A Sakura se le permitió viajar a Japón con la condición de que su estadía en dicho país solamente duraría un año, esto nos ha asegurado que 22/7 si tiene una fecha de caducidad. Claro que aún no podemos descartar la posibilidad de que el padre de Sakura cambie de idea, pero eso será un tema para otra ocasión, básicamente para cuando se deban enfrentar a ese problema.

Lo que en realidad me interesa retomar de esto es con respecto a la naciente amistad entre Sakura y Miu, una amistad que, si bien me pareció muy forzada en un principio, ahora puedo ver como algo necesario para el desarrollo de ambos personajes. En el caso de Miu, bueno ya han tenido tres episodios para verlo, básicamente se trata de un apoyo sincero para que crezca su confianza en sí misma.

Sin embargo, el caso de Sakura es un poco diferente, ella no necesita confianza sino que necesita afecto. De cierta forma Sakura ve algunos rasgos de su abuela en Miu y eso la ha llevado a generar cierto apego por ella. En este punto ambas necesitan la una de la otra para crecer como idols y como personas, la cuestión es que solo tienen un año para ser el soporte de la otra. Y aunque en el subtítulo hablo de una amistad con fecha de caducidad, lo cierto es que esto solo será aplicable si ambas solo toman lo que necesitan de la otra sin generar verdadero entendimiento, en cuyo caso parece justo afirmar que no podrán conservar una amistad más allá de 22/7. Pero no se desalienten, lo que este anime nos ha dejado ver es que, aunque tiene deseos de generar drama, la superación personal y la amistad serán platillos muy importantes en su trama.

©ANIME 22/7

¿Quién mueve los hilos?

Antes de concluir la reseña me gustaría reflexionar un poco en los hilos de la trama. Sabemos que el “muro” es una entidad misteriosa que se encarga de hacer elecciones con respecto al grupo y que estas decisiones se deben respetar si o si, hasta ahí todo bien, si se le puede llamar así, sin embargo lo que no queda del todo claro son las intenciones y el funcionamiento de estas elecciones. Hasta ahora las órdenes del muro han llevado a que el grupo se forme y tenga su debut, cabe resaltar que estas órdenes influenciaron la vida de todas pero en especial la de Miu. Sumado a ello tenemos la situación de la repentina aparición de su madre en el concierto debut, el gran misterio es que nadie de la oficina envió dicha invitación, aunque esto tuvo un efecto positivo en Miu no deja de ser curioso que haya tenido que someterse a esta situación con el aparente desconocimiento de su agencia.

Ahora bien, después tenemos la situación de Sakura… ¿Cómo es que el muro eligió justamente un lugar memorable para ella? Debido a esta orden, Sakura tuvo que enfrentar algunos sentimientos mezclados pero gracias a ello consiguió un nuevo empuje para seguir adelante y continuar sonriendo. Dicho esto, da la impresión que las órdenes del muro están diseñadas para que cada chica enfrente sus complejos y sentimientos, y en base a ello pueda crecer, sin duda algo muy conveniente para la trama pero muy pesado de explicar entre tanto misticismo de este dichoso “muro”. Dicho sea de paso, todo apunta que la siguiente en tener su arco de crecimiento es Miyako y al parecer hay un chico involucrado en ello.

Comentario final

22/7 capítulo cuatro  ha sido un episodio interesante y hasta cierto punto conmovedor. No puedo decir que todo en la trama haya sido bueno, sigo pensando que el recurso del “muro” para desarrollar a los personajes es demasiado pesado, pero quitando eso sin duda disfrute del desarrollo de los sentimientos de Sakura al oscilar entre su pasado y el presente. Creo que gracias a este recurso narrativo pudimos sentirnos verdaderamente dentro de un Slice of Life, aunque al mismo tiempo siento que le falto un poco más de desarrollo a los sentimientos de Sakura para poder sentir una verdadera catarsis al momento de observar todas juntas los arboles de cerezo.

Algo que verdaderamente disfrute del episodio fue la sesión fotográfica bajo la lluvia, que las cosas se desarrollaran de ese modo le brindo un toque muy particular a la sesión. De hecho creo que las fotos se volvieron genuinas por la espontaneidad de todas las seguir la sugerencia de Sakura y empaparse en la lluvia para rememorar su estadía entre tantas sakuras. Las fotos que mostraron 10/10, hasta se aseguraron de imprimir el material Sakura x Miu para darle fanservice a sus fans, excelente jugada.

En fin, vamos cerrando esto, díganme: ¿Qué les ha parecido este capítulo? ¿Creen que Sakura se anime a revelar su fecha límite para estar en el grupo dentro de poco? ¿Les gustaron las fotos bajo la lluvia? ¿Qué sorpresa podemos esperar del “muro” para el arco de Miyako?

Jihye

If I die, please don't cry... Just look up in the sky and say: "Yamete Kudasai".

Más noticias similares.
Déjanos un comentario.