El live-action de One Punch Man, ¿el próximo fracaso de Hollywood?

Chirumiru 24/04/2020

Los fanáticos del anime de todo el mundo aún tienen pesadillas cuando recuerdan la funesta película live-action basada en la exitosa franquicia Dragon Ball, que se tituló Dragon Ball Evolution y que se estrenó en 2009. Agrios recuerdos como estos son la causa por la que el anuncio reciente de Sony sobre una adaptación a película live-action de la franquicia One Punch Man con guiones escritos por Scott Rosenberg y Jeff Pinkner, no es tomada en serio y, de hecho, en el fondo se espera que sea una mala broma, ya que los fanáticos están seguros que esta será la indiscutible nueva peor adaptación de Hollywood.

Aunque Dragon Ball Evolution es solo la película que inició el declive (si es que no había iniciado ya), en realidad la mayoría (si no es que todas) de las adaptaciones live-action que ha hecho Hollywood nunca han sido bien recibidas tanto por fanáticos veteranos como novatos por igual. Uno de los peores (y por desgracia comunes) errores que comenten estas producciones es alejarse demasiado del material original y, por lo tanto, de las ideas centrales de la obra que intentan adaptar. Esto resulta en destruir la base que generó que los fanáticos sean, valga la redundancia, fanáticos de la franquicia y se convierte también en la forma más fácil y rápida de perder ese público.

Hay un sollozo colectivo en todo el mundo cada vez que una adaptación live-action es anunciada en occidente (las de Japón, aunque también suelen ser algo malas por lo menos respetan el material original) debido al poco interés que las producciones muestran por replicar lo que la comunidad ama. La mayoría de las veces, y por obvias razones económicas, las productoras apuntan a un público más amplio en lugar de enfocarse en los fanáticos más aguerridos de la serie que planean adaptar, que semana a semana estuvieron pegados a sus pantallas esperando un nuevo episodio y que consiguieron crear un lazo de afecto con sus personajes favoritos, incluso tomándose la molestia de aprender el “lore” de la serie casi de memoria. Estas son cosas que los estudios normalmente pasan por alto cuando reescriben completamente una obra.

Los grandes fracasos

Los fanáticos de toda la vida que habían seguido la serie animada de Dragon Ball desde 1986 llenaron los cines en 2009 con la esperanza de ver una adaptación fiel de su franquicia favorita. Aunque todos sabemos lo que pasó, vale la pena recordar los fallos que esta adaptación cometió. Goku nunca fue a la preparatoria y Ozaru nunca fue un sirviente de Pícoro Daimakú, sino una transformación de los Saiyajin cuando observaban la luna llena. Mai tampoco fue nunca una sirviente de Pícoro Daimakú y sus verdaderos camaradas, Pilaf y Shu ni siquiera aparecen en la película. Goku transformándose en Ozaru a causa de un eclipse terminó por demostrar que la película no hizo ningún esfuerzo por respetar la obra de Akira Toriyama. Tristemente, los errores que escribí en este párrafo ni siquiera representan la más mínima parte de qué tan lejos fueron los escritores de 20th Century Fox al masacrar la historia de Dragon Ball.

Pero dejemos un poco el 2009 y viajemos un poco más al presente, con un reciente representante de las pésimas adaptaciones a live-action, así es, estoy hablando de Netflix. En 2017, la plataforma decidió correr el riesgo de producir una serie live-action basada en el manga Death Note. Light Yagami pasó a llamarse Light Turner, transformándolo de un adolescente obsesionado y brillante a un chico débil y víctima de bullying. La épica relación que L y Light construyen en la obra original pasó en esta serie a presentar la menor interacción posible, dejando de lado lo que fácilmente podía considerarse la base de gran parte de la historia del manga original.

La horrible y desastroza representación de Light en esta serie live-action fue tan irrespetuosa al material original que los escritores hicieron que Light le revelara a L la ubicación de la Death Note. Incluso peor, las reglas de su uso fueron cambiadas convenientemente para favorecer a la risible trama. Siendo que las reglas originales de la Death Note fueron un eje fundamental en el desarrollo de la obra original, forzando a Light a planear ingeniosas estrategias para pasar desapercibido, el cambio en las mismas no hizo más que hundir más esta adaptación.

El problema de Hollywood

One Punch Man podría caer en las mismas alteraciones de guion atroces. A veces la serie original puede ser completamente absurda y sin sentido, y aún así es siempre bien recibida en la comunidad de fanáticos, tanto que incluso ante la clara baja de la calidad mostrada en la segunda temporada por el cambio de estudio de animación, los fanáticos aún así siguen esperando una tercera temporada. Hay cosas en el manga y el anime que no tienen una pizca de sentido, y son en realidad cosas que los fanáticos aprecian y que identifican a la propia franquicia.

Históricamente, Hollywood ha tenido un gran problema lidiando con esto último, siempre añadiendo algún tipo de “explicación forzada” que los fanáticos nunca pidieron. Ir en contra de las cosas que los fanáticos aman y cambiarlas para hacer que tengan sentido para los espectadores no familiarizados con la franquicia es una sentencia de muerte para cualquier guion basado en un manga o anime.

La idea de una película live-action basada en One Punch Man es buena… si los escritores realmente llegan a respetar la historia y producir algo que sea completamente fiel al material original. Pero dado el historial de rotundos fracasos de Hollywood, este esfuerzo seguramente terminará como todos los otros, como una gran decepción.

Fuente: CBR

© ONE・村田雄介/集英社・ヒーロー協会本部

One Punch Man

Chirumiru

"Aprendiz de todo y maestro de nada". https://myanimelist.net/profile/GiovanniJ03

Más noticias similares.
Déjanos un comentario.