Japón

Japón: ¿Es legal la venta de mascarillas usadas por mujeres?

Chirumiru 4 mayo, 2022

El periódico japonés Mainichi Shimbun publicó un artículo señalando que la venta de mascarillas usadas continúa siendo una tendencia en los mercados virtuales en Japón, y que incluso la práctica ha llegado a mujeres menores de edad. Dada la insistente pandemia de COVID-19, toda la población sigue usando mascarillas día a día, lo que genera cada vez más “mercancía de venta“. Pero, ¿es legal que las chicas estén participando?

Japón: ¿Es legal la venta de mascarillas usadas por mujeres?

«Como la propagación del COVID-19 ha convertido en rutina el uso de mascarillas, en Internet se comercializan en secreto mascarillas usadas con lápiz de labios y saliva. ¿Quién vende y quién compra? ¿Hay algo ilegal en ello? Preguntamos a una mujer y a una colegiala que vendían máscaras. “600 yenes por mascarilla usada. 100 yenes más si incluye un beso con lápiz labial”. “¡Oferta! ¡Juego de mascarillas usadas por tres días!”. Recientemente, se ha producido un aumento de este tipo de publicaciones en Twitter. En muchos casos, se han subido fotos de mascarillas que resaltan las marcas de lápiz de labios y saliva».

«En el verano de 2021, una mujer de unos 30 años, oficinista en Tokio, encontró una publicación en Twitter que vendía mascarillas usadas. Llevaba tiempo vendiendo ropa y accesorios usados en aplicaciones de mercados virtuales, así que empezó a venderlas también ella misma, “como si fuera una extensión de ese negocio”. “No tuve mucha que pensar porque tenía dos opciones: tirarlas o venderlas a alguien”. La primera mascarilla se vendió en agosto de 2021».

«Publicó una foto de una mascarilla con sudor y maquillaje después de llevarla “todo el día” en el trabajo o en el gimnasio. Fingió su edad como si tuviera 20 años. Aunque era escéptica sobre si realmente se venderían, en un día se pusieron en contacto con ella al menos unas 10 personas, que se cree que son oficinistas y trabajadores a tiempo parcial, que dijeron estar “bastante interesados”. Tras una serie de intercambios sobre cómo venderlos, vendía unos cuatro al mes a 500 yenes la pieza. Ahora hay compradores habituales y montos de venta rondan los 3,000 yenes al mes».

«Mientras tanto, cuando empezó a vender mascarillas, recibió varias peticiones para vender también ropa interior y medias usadas. Por ello, vende ropa interior por unos 1,500 yenes y medias por 400-500 yenes. Junto con las mascarillas, ha ganado hasta ahora unos 20,000 yenes. La mujer no ha revelado su rostro en Twitter. Se le ha pedido que se reúna en persona, pero se ha negado. También ha recibido comentarios groseros como: “¿Quién lo va a comprar, idiota?”, pero no tiene mucha sensación de peligro: “Nunca me he sentido en peligro porque no me encuentro con ellos en persona ni les doy mis datos”».

«Sin embargo, las ventas recientes no han sido buenas. “Cada vez hay más competidores y no se venden tan bien. Añadir valor bajando el precio y añadiendo besos con labial”, revela. La mujer utiliza la aplicación de mercadillo Mercari para vender sus productos. La aplicación prohíbe la venta de productos de higiene que ya han sido abiertos, por lo que la mujer negocia el precio en Twitter y luego lista productos ficticios como camisetas en la aplicación».

«Mercari explicó al Mainichi Shimbun que “en cuanto se confirma una infracción, respondemos retirando el producto, advirtiendo al cliente y solicitando su identificación”, pero solo respondió sobre la existencia de “productos ficticios”, diciendo que “también prohibimos las transacciones en las que se falsifican los productos”».

«Una estudiante de tercer curso de secundaria empezó a publicar en Twitter en febrero de este año, diciendo cosas como “Estoy vendiendo máscaras de JC (joshi chuugakusei, es decir, chica de secundaria)”, después de que su amiga lo hiciera primero. En el pasado, se han vendido 15 mascarillas por 1,500 yenes. En varias ocasiones, la persona que se puso en contacto con ella le pidió una fotografía de su propia lengua y otros datos, y más tarde envió el dinero en efectivo».

«Ha vendido ropa interior usada, pero no ha enviado fotos desnudas ni se ha conocido en persona con los clientes. Una estudiante dijo: “En realidad no quiero hacerlo, pero no puedo conseguir un trabajo a tiempo parcial, así que lo hago porque quiero dinero para comprar manga. Dejaré de hacerlo cuando llegue al instituto”. ¿Sería ilegal vender mascarillas usadas?».

«La ordenanza de desarrollo de la juventud de cada prefectura prohíbe el acto de comprar ropa interior usada y otros artículos a “jóvenes” menores de 18 años. Sin embargo, lo que se prohíbe es la ropa interior usada, y la ordenanza no parece abarcar la venta de mascarillas usadas. Un investigador dijo: “La ordenanza no contempla la venta de mascarillas usadas. Puede ser difícil construir un caso penal”».

«El abogado Yasuo Sawai, antiguo burócrata de la policía, también cree que “es difícil imaginar que las mascarillas usadas sean objeto de regulación con la ley actual, ya que la ordenanza se limita a fluidos corporales o heces y orina”. Sin embargo, también señala que “en el caso de las mascarillas con mucha saliva, existe la posibilidad de que esto sea una violación de la ordenanza, puesto que se consideraría comercio de saliva en sí mismo”».

Fuente: Livedoor News

© LINE Corporation

Chirumiru
Chirumiru

"Aprendiz de todo y maestro de nada".

Déjanos un comentario.

Relacionadas

noticias relacionadas Más Noticias
Japón

Japón: Arrestan a un chico de instituto por grabarse teniendo relaciones con su novia

21 mayo, 2022
leer más
Japón

Arrestan a una mujer por vender productos falsos de Kimetsu no Yaiba

20 mayo, 2022
leer más
Japón

Japón: Arrestan a un profesor por fotografiar alumnas al menos unas 150 veces

19 mayo, 2022
leer más
Japón

Evangelion: Arrestan a un sujeto por alterar figuras de Asuka Langley

18 mayo, 2022
leer más
Japón

Japón: Arrestan a una colegiala por acosar y amenazar a un idol

18 mayo, 2022
leer más
Japón

Estos son los diez mangas shonen más recomendados por padres japoneses

17 mayo, 2022
leer más