Review: Mirai: mi pequeña hermana

avatar Jihye18/04/2019 4 Comentarios

  • Historia 95%
  • Personajes 90%
  • Animación 100%
  • Música 85%
  • Puntuación Personal 90%
9.2

 

Mirai no mirai, es el título de la más reciente cinta del director Mamoru Hosoda.  Este filme debuto en el Festival de Cannes en mayo de 2018 y posteriormente llego a cines de Japón en julio del mismo año. A partir de ello no ha dejado de recibir reconocimientos, del que destacaremos el premio a ‘animación del año’ otorgado por Japan Academy Prize; además ha estado nominada como ‘mejor película animada’ en festivales como: Cannes Film Festival 2018, Golden Globes 2019, Sitges Film Festival 2018, Annie Awards 2019; y más recientemente la vimos nominada al Óscar, este pasado febrero. Y después de ver esta cinta, puedo comprobar que tanto reconocimiento es justo lo esperado.

Pero premios y nominaciones aparte, lo importante aquí es hablar de lo que esta cinta nos presenta. Kun es el primogénito de un joven matrimonio, es un enérgico chico de 4 años que ha crecido acostumbrado a la atención de sus padres. Sin embargo eso cambiaría radicalmente con la adición de un nuevo miembro a la familia. La llegada de una pequeña hermana trastocara la mimada vida que el pequeño Kun acostumbraba. Pero la cinta no se detiene solo en eso, no sería un trabajo de Hosoda si así fuera. La llegada de Mirai a la familia no es lo único que trajo cambios, y Kun deberá aprender varias lecciones acerca de la aceptación y su propio lugar en la familia, a través de misteriosos y mágicos viajes al pasado, y al futuro.

Una historia con propósito

No es extraño que muchos conozcamos varios de los trabajos de este director, más aun si consideramos que Netflix cuenta con sus películas dentro de su catálogo. Los filmes de Hosoda tiene un sello muy característico: los lazos familiares. Mirai, no es la excepción a esto, de hecho profundiza más en ello: la familia como núcleo de una historia. Si, quizá Kun sea el protagonista visual, es a quien acompañamos en el viaje, sin embargo el verdadero protagónico narrativo es la familia. El pequeño Kun no solo está en medio de un viaje de aceptación de un nuevo miembro a su núcleo familiar. No, él se encuentra en todo un proceso de autoaprendizaje sobre la aceptación y el autoconocimiento, él mismo necesita descubrir su propio lugar dentro de su familia.

Los viajes que experimenta Kun inevitablemente lo llevan a una reconciliación final, y aunque eso por sí mismo ya es algo, Hosoda integra un poco de fantasía para acompañar esta travesía. Los viajes en el tiempo son el recurso narrativo que se integra a este filme, fungen como una especie de “Cuento de Navidad” para el pequeño Kun. Pero no crean que la inclusión de elementos fantásticos resta realidad a la historia, al contrario solo la enriquece. Cuando tu protagonista es un niño de 4 años, darle un giro fantasioso a tu narración solo nutre tu visión.

Pequeñas acciones, llevan a increíbles desenlaces”, esa es otra de las muchas lecciones que pone ante nosotros esta película. Muchas veces olvidamos que existen miles de “pequeñas coincidencias” que nos han traído hasta donde estamos. Aceptar nuestro presente, reconocer nuestro pasado y enfrentar nuestro futuro; resulta increíble que una cinta sea capaz de sacar a flote todo esto usando la visión de un niño, que de principio pensamos “solo no quiere tener una hermanita, que le robe la atención”.

Las lecciones que vamos aprendiendo a lo largo del metraje son muchas; recuerdo la escena de la bicicleta, donde vemos que no importa cuántas veces caigas, siempre debes levantarte y mirar hacia adelante. O la escena de la estación, donde el pequeño Kun se dirige a objetos perdidos, anunciando que es él mismo el objeto perdido. Y cuando no puede nombrar a sus padres, casi es enviado a la “isla del olvido”. Una lección que por cierto ya había hecho eco durante todo el filme, conocerte es también conocer a tus padres. E incluso es necesario conocer a quienes estuvieron antes que ellos. Somos lo que somos, porque ellos fueron lo que son, antes de que llegáramos nosotros.

Palabras finales

Es innegable que Mirai: mi pequeña hermana, es una joya visual; aquí vemos como Hosoda mezcla, sublimemente, la animación tradicional con las más arriesgadas técnicas de animación digital. Para prueba tenemos aquellos personajes creados con recortes de Stop Motion, literalmente parecen salidos de un filme completamente distinto. Pero no solo queda en lo visual, también es una joya auditiva. El tema de inicio, “Mirai no Theme” de Tatsurou Yamashita es una pieza muy dulce. De cierta manera resulta hasta nostálgica, como intro a una película de los 70’s con clasificación para toda la familia.

Hablando del apartado auditivo, debo decir que yo tuve el privilegio de disfrutar de esta cinta en su versión doblada al español. Y lo que les puedo decir es: vale muchísimo la pena que la vean en esta versión. Yo entiendo que muchos tengan un apego por el idioma original, pero el trabajo que los artistas de voz hicieron para esta película merece reconocimiento. Aunque el éxito del doblaje era algo de esperar considerando la calidad de actores que se escogieron para interpretar cada rol. La actuación respeta mucho el tono de la película y le da un toque muy especial para quienes la vean.

Mirai: mi pequeña hermana, es un filme que bien podrían disfrutar en una tarde en familia, de hecho yo les recomiendo que así lo hagan. Inviten a sus padres, sobrinos, tíos, abuelos a disfrutar de esta película que tiene algo para todo aquel que la vea. Mirai, es ese tipo de película, de las que traspasa la barrera de “el anime no es para todos”.

No se pueden perder su estreno en cines este 19 de abril, gracias a Konichiwa Fest que se ha encargado de traernos, una vez más, otra joya de la animación contemporánea. Les dejo el tráiler de la película para que acaben de emocionarse y no pierdan la oportunidad de ir a verla.

avatar

Jihye

Even if I leave, always remember that: My soul is always with you...

Mas Reseñas De Jihye
VER MAS
Comentarios 4

lock_outline Inicia sesion o Registrate para poder comentar.

Nivel: 1
San
Publicar