Reseña | Tate no Yuusha no Nariagari – Capítulos 24 y final

AngelaMadredegatos 27/06/2019

[bloques texto=’Esta reseña sobre Tate no Yuusha no Nariagari contiene spoilers. Si no has visto el capítulo, te recomendamos hacerlo y después regresar a leer la reseña.’]

Capítulo 24: “Protectores de otro mundo”

En esta nueva entrega de Tate no Yuusha no Nariagari, el héroe del escudo y sus compañeras toman acciones tras el descubrimiento del capítulo anterior. La reina aporta su flota y sus hombres a la lucha, y pronto se inicia la batalla en el mar. Allí Naofumi se encarga del monstruo más poderoso de la “calamidad”, al que vence gracias a la ayuda inestimable de L’Arc. Sin embargo, este cambia su actitud de pronto y ataca a los héroes. Ante la insistencia de Naofumi, le confiesa que Therese y él son héroes de otro mundo y que deben pelear a muerte contra él para salvar el suyo propio. El héroe del escudo se resiste a pelear al principio, pero comprende que no hay otra salida y acepta a ambos aventureros como enemigos. Justo en el momento más álgido de la lucha, aparece Glass y se identifica a sí misma como compañera de L’Arc y Therese.

Análisis: Enemigos a la fuerza

En líneas generales, el nuevo capítulo de Tate no Yuusha está perfectamente estructurado en dos partes que ocupan cada una de las mitades del episodio. En una primera parte, se desarrolla la ofensiva ante la nueva “ola”. Una vez se ha vencido al monstruo más importante, L’Arc revela las sorprendentes causas de una actitud extraña que empezaba a intuirse y se produce el enfrentamiento entre ambos.

En la primera parte, la voz de Naofumi adopta la postura de narrador para acelerar los preparativos y saltar directamente al momento de la lucha. Es un mecanismo muy útil para abordar aquellos momentos que retrasan una trama innecesariamente. También nos produce una visión del futuro, pues al contarnos él mismo los sucesos desde la distancia, nos está diciendo implícitamente que va a sobrevivir a dichos eventos. Normalmente, estoy muy a favor de usar esta técnica y ahorrarnos lo innecesario de una historia, pero el modo en que se narra es determinante. En el caso que nos ocupa, y enlazando con el capítulo 25, la voz de Naofumi no me ha convencido del todo.

Por otro lado, se abre un conflicto ético en la segunda parte del capítulo: Entre L’Arc y Naofumi se produce un enfrentamiento del destino, donde ninguno de los dos son culpables ni desean ser enemigos, pero las fuerzas superiores a ellos los empujan sin remedio. Si a este hecho le añadimos la terrible revelación de que salvar un mundo implica condenar a otro, las emociones a flor de piel y las dudas del héroe están servidas.

La nobleza de L’Arc y la determinación trágica de Therese

Estos personajes han logrado adquirir una cierta personalidad atrayente y distintiva- más dibujada en L’Arc- frente a otros personajes del universo de Tate no Yuusha. Aportan además una ampliación de la línea argumental al traer consigo una injusticia irresoluble. Con ello, evitan que la serie vuelva a inclinarse hacia el maniqueísmo de buenos contra malos.

El tono solemne de Therese muestra una mayor determinación en su lucha a muerte con el héroe del escudo, pero también deja entrever en sus silencios la tristeza que le causa. Por otro lado, L’Arc se muestra como un ser transparente y noble. Junto a su espíritu optimista y vivaz, confiesa su frustración pero también ejerce control sobre su debilidad. Las bromas agridulces y la energía de la lucha son puntos de desahogo para el aventurero, pues sabe que no puede permitirse dudar.

El héroe tramposo y el enemigo sincero

El juego psicológico de Naofumi en la batalla me ha parecido muy apropiado al personaje y la circunstancia. El héroe del escudo no es un idealista como L’Arc, es realista y pragmático. Además, uno de sus mejores aspectos es su discreción. Jamás revela sin más todas sus cartas, ni siquiera a los amigos. Esta falsa humildad que postuló frente a los aventureros cuando estaban forjando una amistad ha sido determinante en la ventaja que ha tenido sobre ellos. Si en las luchas de Cal Mira hubiera revelado todas sus habilidades, habría estado en un momento bastante más complicado.

Ridiculización excesiva

Por supuesto, el capítulo ha tenido sus carencias. En mi opinión, otra vez pecan en la distribución de los espacios y los personajes en el dibujo (no me refiero a desproporción, sino a una sensación de vacío en los alrededores). Tampoco no se hilan bien los momentos de la lucha y los diálogos y esa terrible banda sonora rebaja la tensión.
No obstante, y sobre todo, sobresale la ridiculez de Itsuki, Ren y Motoyasu. Ya no son héroes malvados y soberbios, sino personajes secundarios para la burla. Esto puede lograrse bien o hacerse tan exagerado que destruya la credibilidad. Me inclino pues por lo segundo. De hecho, el momento del mareo en el barco y de su exigencia del botín los convierte en caricaturas tan simplistas que no resulta verosímil.

Capítulo 25: “El ascenso del héroe del escudo”

En el capítulo 25 de Tate no Yuusha no Nariagari, Naofumi prosigue la batalla contra L’Arc, Therese y Glass. En el enfrentamiento, el héroe del escudo descubre una debilidad en Glass y decide pelear contra ella para confirmarlo. Efectivamente, Glass es afectada, pero se empeña en una lucha a muerte. Esto fuerza al héroe, tras un momento de duda, a liberar el hechizo de “sacrificio de sangre”. Por suerte, es detenido gracias a la colaboración de una compañera de Itsuki, Licia, que lanza barriles de “lucol” y emborrachan por completo a Glass. En ese momento, los tres héroes del otro mundo reconocen la derrota y se marchan.

Tras la victoria, Naofumi, Raphtalia y Filo pasan unos días en Cal Mira a la espera de que amaine una tormenta y puedan volver a Melromarc. Durante esos días, Licia, que ha estado a punto de suicidarse porque Itsuki la ha abandonado, es acogida por el héroe del escudo. A su regreso, se dirigen a Seyaette, donde el héroe del escudo sorprende a Raphtalia, ya que le ha pedido a la reina ser el gobernador del lugar. Una vez solos, Naofumi le cuenta a Raphtalia que quiere convertir su pueblo en un símbolo contra las olas. Esta le confiesa, a su vez, sus propios miedos. Ambos acaban unidos en un abrazo.

Análisis: un final abierto

Este episodio está, al igual que el 24, estructurado en dos partes que ocupan aproximadamente la mitad cada una. La primera parte cuenta la resolución de la batalla contra L’Arc, Therese y Glass y la victoria sobre la “ola”. La segunda parte presenta toda una serie de acciones que llevan al inevitable final. Dichas acciones son soluciones a corto plazo de situaciones inmediatas y abren a su vez la posibilidad de continuación. Estamos ante un final abierto con un cierre donde predominan la ternura y las emociones optimistas.

Por circunstancias del guion, la trama ha sufrido una aceleración, tal vez, excesiva. Las prisas por crear un ambiente idóneo por el cierre ya se aventuraban en el episodio anterior y en este se confirman, a veces, de una manera casi frenética. Por ejemplo, la aparición de Licia y su asimilación al grupo sucede en apenas unos minutos. Esto es algo que puede solucionarse a posteriori en una continuación, pero toda la narrativa del episodio- que, por cierto, vuelve a usar la voz de Naofumi para dar un salto temporal- está dirigida a forzar un final en un tiempo muy estricto.

Algunos aspectos en la balanza

La batalla ejerce mucha presión sobre el héroe. En ella se deja ver que Naofumi no es un ser invencible, es humano y lo pasa mal. Pero también sus enemigos lo reconocen como un rival contra el que no pueden ni tres héroes. Su obstinación por matarlo es la consecuencia de ver un potencial exagerado que deben cortar de raíz antes de que sea imparable. Por otro lado, el hecho de que la batalla se produzca sobre el cadáver del monstruo que vencieron entre L’Arc y Naofumi sugiere una metáfora sobre la muerte de su amistad.

Licia tiene una voz original y presenta unas características propias. Torpe y adorable, el personaje presenta un grave problema de autoestima. Solo espero que modulen un poco las expresiones, porque ciertos tonos, en modo constante, pueden llegar a agobiar al espectador o ser desagradables al oído. Me retrotrae a la razón por la que abandoné Black Clover; esto es, los gritos de Asta son insoportables.

También sobre voces, me resulta terrible el tono que usa la reina para dirigirse a Naofumi. Parece una comercial japonesa vendiendo cosméticos.

El mundo, una sorpresa y una escena mal desarrollada

La aparición de Rapthalia es determinante para insuflar decisión en el héroe. Naofumi ha decidido que salvar el mundo por los pocos que aprecia está por encima de la crisis moral que conlleva la destrucción de otro mundo. Esta seguridad se plantea como línea emocional en el héroe hasta el cierre final. De hecho, quizás la seguridad de Naofumi lo aleja de su entorno y para mi gusto, le han dado un punto de distanciamiento.

La sorpresa a Raphtalia es, una vez más, algo que solo podría diseñar el héroe del escudo y me ha parecido una preciosa forma de concluir. Sin embargo, la escena esperada entre Naofumi y Raphtalia me parece del todo equivocada. No me gustó en absoluto la frialdad de Naofumi, se muestra alejado del sufrimiento y el amor de Raphtalia. Además, esta se arrastra y se arrodilla con lágrimas que rozan la humillación.

Sobre la polémica generada, para mí no hay beso. Solo abrazo.

Reflexión final

Hemos llegado al último capítulo de Tate no Yuusha no Nariagari, y como tal, merece una reflexión global. Su historia nos atrapó con fuerza desde el principio.

El héroe del escudo ha pasado de la humillación y el desprecio a la fama y el reconocimiento. Ello ha sido posible gracias a su esfuerzo, convirtiendo la historia en una metáfora sobre el peso de la verdad en los actos antes que en las palabras. Su crecimiento emocional viene de la mano de Raphtalia, Filo y Melty. Los lazos de Naofumi con ese mundo son escasos, pero tan valiosos que resultan suficientes para salvar dicho mundo. Por su parte, Bitch, Escoria y los otros héroes han quedado reducidos al absurdo. Quizás excesivo para los héroes, pero merecido castigo para Bitch.

La serie en su concepto y trama ha presentado notas originales sobre un género tan explotado como el Isekai. Tal vez, a mitad de la segunda etapa, haya descendido la calidad y la tensión en algunos episodios y sucesos, pero, en general, ha sabido salvar y mantener a flote la esencia hasta el final. Esperamos con ansias tener más noticias sobre Tate no Yuusha no Nariagari.

AngelaMadredegatos

De día soy profe de lengua, la noche y los findes me convierto en cazadora de aliens y friki consumada. De la generación Digimon.

Más noticias similares.
Déjanos un comentario.