Reseña | Tate no Yuusha no Nariagari – Capítulo 22

AngelaMadredegatos 06/06/2019

[bloques texto=’Esta reseña sobre Tate no Yuusha no Nariagari contiene spoilers. Si no has visto el capítulo, te recomendamos hacerlo y después regresar a leer la reseña. ‘]

Capítulo 22: “Reunión de héroes”

En esta nueva entrega de Tate no Yuusha no Nariagari, Raphtalia y Filo consiguen subir de clase, aunque no pueden escoger el tipo. Por otro lado, la reina se reúne con los héroes y les pide que colaboren para fortalecerse y subir de nivel antes de la próxima “ola”. Para ello, propone viajar a Cal Mira, una isla donde podrán entrenar y aumentar su experiencia. A pesar de la negativa inicial de Itsuki, Ren y Motoyasu, la reina presiona y acceden.

Una vez en el barco, los tres héroes toman todas las habitaciones, así que Naofumi, Raphtalia y Filo deben compartir camarote. Para su sorpresa, sus compañeros de estancia son dos aventureros a los que el héroe del escudo conoce en una parada previa que hacen para honrar la tumba de Rifana.

Análisis: Sembrar una nueva aventura

El episodio 22 de Tate no Yuusha ha sido un capítulo de transición y preparativos. Todos los elementos nuevos y reciclados que se abren paso en esta etapa, aparecen esbozados. Estamos, por tanto, ante un momento que sirve para asentar los cambios, dar un descanso a la acción y como punto de partida. Es un alto en la narrativa pensado para el espectador; se siembra la semilla de todo aquello que va a ser esencial en adelante, se nos presentan nuevos ambientes y personajes, etc. Se crea, en fin, un nuevo marco sobre el que desarrollar la historia. Esto se ha hecho combinando una presentación directa -la reunión sobre Cal Mira- o sugerente- nuevos personajes en escenas fugaces o anecdóticas.


En medio de toda esta introducción, la estructura narrativa se bifurca en su parte central y se vuelve a unificar al final, como dos brazos paralelos en un río. Así, mientras, por un lado, se desarrolla la reunión de los héroes- motivo central del episodio-, por otro, Raphtalia protagoniza el altercado en la fiesta. Las dos historias se vuelven a unir en cuanto Raphtalia y Naofumi se reúnen y comparten los malos resultados de la fiesta y reunión respectivamente.


Otros elementos que destacan son la amabilidad del episodio y el abuso ambiental del atardecer y/o amanecer. También destacan la separación de Melty en sus aventuras y la reaparición de la trama de los semihumanos.

Doble historia: la reunión y la fiesta


La parte central del capítulo de Tate no Yuusha desarrolla el devenir de la reunión y la pelea de Raphtalia a la vez. A este respecto, siendo el eje central del episodio lo primero, siento que la parte de Raphtalia es una concesión para darle un poco de protagonismo tras varios episodios en los que se difuminaba casi por completo. También me lo parece así el alto en el camino que hacen para honrar la tumba de Rifana. Queda un poco forzado quizás (o quizás es un aviso de que la trama de los semihumanos va a regresar).

En cuanto a la actitud de Raphtalia, tal y como sucedió en otros capítulos, su ira solo responde cuando el mal ataca a sus seres queridos. Si el aventurero solo la hubiera insultado a ella, no se habría producido la lucha.

En otra parte del castillo y al mismo tiempo, los héroes de la lanza, el arco y la espada vuelven a demostrar que no son capaces de evolucionar. Volvemos al punto de partida, a los jóvenes inmaduros que no comprenden el valor del esfuerzo, al Motoyasu absurdo que todavía tiene el arresto de defender a Me… (perdón)…Bitch. Llegados a este punto, es un poco desesperante y algo simplista devolverlos al carácter inicial, no concederles un mínimo de cambios en los 22 episodios que lleva la serie.

Tonos amables y anaranjados


Volvemos a la cara más amable de Tate no Yuusha. El héroe del escudo muestra rostros de serenidad y dulzura que no mostraba antes y todo el capítulo está repleto de momentos dulces y cómicos. Es un fuerte contraste con los sucesos del “sacrificio de sangre” y la ejecución, precisamente pensados para equilibrar las emociones y descansar de la tensión dramática. Todo ello en conjunto me parece correcto aunque, si ver a Bitch reducida a la escoria cómica es agradable, el gemido de la reina al principio es imperdonable y quiero borrarlo de mi mente.

Un aspecto ambiental que me tiene descolocada es la sobreexplotación de luces anaranjadas en momentos del día en los que – tras ver el capítulo cinco veces- sigo sin estar segura al cien por cien de qué es atardecer y qué es amanecer.
Entiendo que los tonos de estos momentos del día pueden acentuar la sensación de ternura en la primera escena. También entiendo que refuerzan el sentido de transición a una nueva etapa y que tienen tantas posibilidades metafóricas que sería imposible nombrarlas todas. Pero ese abuso crea definitivamente una distorsión temporal, no quedan claros los momentos del día en mi opinión.

El adiós de Melty y nuevos personajes

Mención especial merece Melty, uno de mis personajes favoritos. Su abandono de las aventuras, a pesar de la tristeza, responde a su convicción de no olvidar lo que han visto sus ojos y ayudar a los demás desde su posición. Feliz y acongojada a un tiempo, se despide llena de fuerza y entusiasmo.

Por último, parece evidente que Naofumi y el grupo van a relacionarse en adelante con los dos aventureros con los que comparten camarote. Parecen personajes interesantes. Esperaremos con ganas a la siguiente entrega de Tate no Yuusha no Nariagari.

AngelaMadredegatos

De día soy profe de lengua, la noche y los findes me convierto en cazadora de aliens y friki consumada. De la generación Digimon.

Más noticias similares.
AnimeOnegai Store
Déjanos un comentario.