Reseña | Hoshiai no Sora – Capítulo 7

avatar Noboru Taiyo25/11/2019 2

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Hoshiai no Sora capítulo siete contiene spoilers. Si aún no has visto el episodio, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

Hoshiai no Sora 7

En este episodio Maki y Toma se enfrentan a la pareja estrella de la Academia Misaki. Jugaron como si no hubiese mañana pero eso no fue suficiente para derrotar a unos campeones y ¡qué bueno!, así la serie no pierde su encanto. Después del complicado enfrentamiento los chicos se tomaron un descanso y disfrutaron de una deliciosa barbacoa. La amistad sigue creciendo y también el desarrollo de los personajes.

“Misaki” vs “Los Perdedores”

En efecto, el partido que nos regaló Hoshiai no Sora fue una joya. No sólo revindicaron lo tedioso del capítulo anterior, agregaron muchísimo más entusiasmo y bastante energía a los personaje, esos ingredientes dieron como resultado una entrega más entretenida y hasta conmovedora.

Toma y Maki, “los perdedores”, dieron una increíble batalla a Oji, poderoso líder campeón de la Academia Misaki. Era inexplicable la forma en que nuestros chicos lograron retomar el control del partido. Maki, lo he dicho y repito mil veces más, salvador de mundos, además de observar sus propias deficiencias logró captar algo sumamente importante: “los juegos dobles son de dos“. Muchos de los errores que cometieron la Academia Misaki fueron por su falta de educación y la confusión entre el liderazgo con el control.

Oji no tenía ni la más remota idea de lo que significa ser un líder, así que hablemos de ello. Maki, maestro de la crítica y la técnica, toca un tema importante. Normalmente consideramos que liderar se trata de mandar, de dirigir bajo el autoritarismo y siempre ser el centro de atención. El miedo que la pareja de Oji demostraba cada que intentaba aproximarse a la bola fue lo que delató las debilidades de la pareja. El control que mantenía Oji y su necesidad de ser la estrella hicieron que Maki y Toma emparejaran las condiciones.

¿Ser líder?

Qué es ser un líder y en donde se dibuja la delgada línea entre ser controlador, estas no son cuestiones sencillas de resolver. Por un lado, el control se muestra como una actitud para el liderazgo y una buena cualidad en quienes necesitan ocultar sus serios problemas de protagonismo. Diré que con mucha frecuencia hemos conocido a alguien que no sabe y no puede trabajar en equipo, que son incapaces de lidiar con el fracaso, ante el vértigo de perder, sabotean la oportunidad de crecimiento de quien los acompañan, por esta razón están siempre a lado de personas débiles que puedan someterse.

El trabajo en equipo que Maki y Toma han logrado hacer crecer en definitiva está basada en una amistad que se consolida con el paso del tiempo. Retomo la amistad, porque justo una relación de este tipo requiere trabajo en equipo, sean parejas o equipos con más integrantes, el trabajo que requiere una amistad no está fundada en la debilidad y la autoridad. La comunicación, autoconocimiento y la preocupación por el otro no merman el crecimiento, sino por el contrario, lo hacen posible.

No es necesario un liderazgo en una pareja que conoce sus debilidades y que constantemente buscan el desarrollo del otro, “codo a codo”. No se trata de imposición, es disposición. Una vez alguien me explicó que la relaciones humanas son como los cultivos, todo un proceso difícil que requiere constancia. Maki lo tiene claro y se esfuerza por Toma, por lo que el equipo se está convirtiendo para él en su nueva familia.

¡Divirtámonos!

En la segunda mitad de nuestro séptimo capítulo, nuestro equipo de soft tenis toma un descanso. Fue una sorpresa para todos encontrarse con Oji. Maki, demostrando ser un buen perdedor, lo invita a pasar un rato con él y sus amigos. Aunque al principio la idea desconcertó al equipo resultó ser lo mejor. Conocerlo en otra faceta nos dejó ver en este personaje una perspectiva diferente, y de Toma también.

Está claro que para Toma dirigir un equipo no es un asunto sencillo, sus problemas de autoestima y la constante comparación con el trabajo de su hermano como fundador del soft tenis para chicos limitan al Shinjo. No puede reconocer sus debilidades e intenta esconderlas bajo la apariencia de un líder, que aunque no es controlador, no tiene fuerza suficiente para tolerar el fracaso y detectar sus propios defectos.

Usaré esta última parte para dejar sobre el tintero a Mitsue. No quiero perder de vista su discreta aparición en la serie. Figura de insatisfacción y una apariencia amargada, sólo hacen evidente una personalidad que intenta ocultarse. No hay aún un desarrollo progresivo y evidente de ella, pero tengo la impresión, como seguramente ustedes también, de que se convertirá en una pieza fundamental en el desarrollo de Maki.

Conclusión.

Hoshiai no Sora logra retomar la emoción sin el drama de los episodios anteriores. Este fue uno de los capítulos más entretenidos de la serie, sin rayar en lo triste y conmovedor, nos inspira a no darnos por vencidos, jamás subestimarnos, confiar en nosotros mismo y dar lo mejor aunque tengamos la derrota de frente.

avatar

Noboru Taiyo

Mas Noticias Que Te Pueden Interesar
Comentarios 2

lock_outline Inicia sesion o Registrate para poder comentar.

Nivel: 1
San
Publicar