Reseña | Araburu Kisetsu no Otome-domo yo

Noboru Taiyo 18/03/2020

[bloques texto=’¡Advertencia! Esta reseña sobre Araburu Kisetsu no Otome-domo yo contiene spoilers. Si aún no has visto la serie, te recomiendo que vayas a checarla y después regreses a leer la reseña.’]

© 岡田麿里・絵本奈央・講談社/荒乙製作委員会

Araburu Kisetsu no Otome-domo yo es una serie de manga escrita por Mari Okada e ilustrada por Nao Emoto que dió luz apartir de diciembre del 2016 que hasta ahora lleva siete volúmenes publicados en la revista de manga shōnen Bessatsu Shōnen Magazine de Kodansha La serie fue adaptada en anime por el estudio Lay-duce la temporada de verano del 2019. Es una serie sumamente kawai pero llena de conflictos y dramas adolescentes. Es una buena opción si buscas emociones desbordadas y al mismo tiempo desconectarte con el mundo.

Esta serie no tiene arcos argumentales sumamente elaborados y complejos, es un poco predecible pero eso no la convierte en una mala serie, por el contrario, muestra oportunamente cómo es la vida adolescente cuando comienzas a experimentar la sexualidad y en general lo complejo de las relaciones humanos. El club de literatura esta conformado por Kazusa Onodera, Niina Sugawara, Momoko Sudo, Hitoha Hongo y su presidenta Rika Sonezaki. Cada una tiene una personalidad diferente pero un conflicto en común: sexo. Las preguntas sobre qué es, cómo se siente, cómo debe hacerse, y si es correcto, atormentan a los personajes que aún no logran dar el paso hacia la adultez y el buen manejo de sus emociones.

© 岡田麿里・絵本奈央・講談社/荒乙製作委員会

¿De qué trata?

Al inicio de la serie vemos al club de literatura reunido leyendo una obra erótica. La lectura sube de tono en el mente de las estudiantes y las deja reflexionando sobre la diferencia entre la pornografía y el erotismo en la literatura y si éstos son sentimientos loables en los seres humanos o más bien son animales. Rumbo al final de la lectura aparece la pregunta ¿qué te gustaría hacer antes de morir?. La respuesta de Sugawara fue la que dejó a las chicas realmente perturbadas; tener sexo. A partir de ese momento cada una de las chicas no pudo sacar esa palabra de su mente. Cada una comenzó a conflictuarse a su manera.

© 岡田麿里・絵本奈央・講談社/荒乙製作委員会

Comentaba que la serie no tiene argumentos realmente sólidos, y es que la historia es bastante lineal, sin embargo su grado de profundidad es exacto para reflejar lo incómodo que puede ser descubrir tu sexualidad. Después de oir la respuesta de Sugawara, Kazusa descubre que está enamorada de Izumi. Esta primera interacción desembocará las demás y las historias escondidas de cada personaje. El eje en común es la inquietud por el inicio o no de la vida sexual. En cada personaje encontramos una respuesta diferente a la confrontación con sus deseos y sentimientos, cada una muestra una realidad distinta.

Triángulo amoroso

El rescate del cierre para el club literario inmoral y la feria cultural son pretextos para desarrollar la historia y para argumentar suficientemente las acciones de las chicas. Ciertamente unos de los conflictos más sobresalientes de la serie son protagonizados por Kazusa, Sugawara e Izumi. Ambas son amigas pero está enamoradas del mismo chico. Por una parte Kazusa tiene problemas para admitir que se siente atraída por Izumi. Por otra, Sugawara quien sufrió acoso sexual en su infancia la convierte en un adolescente fría que ante la amabilidad de Izumi no puede contener su enamoramiento. Izumi no sabe ni cómo enfrentar sus propios sentimientos y se plantea una distinción bastante acertada en la serie: atracción sexual y enamoramiento.

© 岡田麿里・絵本奈央・講談社/荒乙製作委員会

¿Realmente me gustan los chicos?

El triángulo amoroso no es sencillo de manejar, Sugawara y Kazusa se asumen como mejores amigas. Pero no son las únicas con problemas de amor y amistad, a lo largo de la serie otra de las chicas del club descubre que su orientación sexual está inclinada hacia las chicas. Momoko se enamanora inevitablemente de Sugawara, su inteligencia y belleza rebasan la amistad entre ellas. Para Momoko hacer una declaración de amor a una chica no es sencillo. Su club de amigas comienza una relación y a su manera comienzan a vivir una sexualidad heterosexual. La forma en la serie desarrolla la historia de la joven Momoko es bastante valiente.

© 岡田麿里・絵本奈央・講談社/荒乙製作委員会

Escribo sobre sexo

Hiota es una joven con futuro bastante prometedor como escritora, sin embargo se ve acomplejada cuando su editor critica su obra catalogándola como poco realista. El tema de su primer obra raya más en la pornografía que en el erotismo. Esta adolescente está convencida de que puede hablar de sexo porque mantiene sexo casual en la web con un completo extraño. Cuando descubre que en realidad esos encuentros son ficticios decide encontrarse con ese sujeto. Milo, bueno ese misterioso hombre resulta ser uno de sus profesores. La adolescente se obsesiona con llevarlo a la cama y emprende una serie de chantajes que desembocan en conflictos escolares, sin embargo éstos terminan por enseñar una lección importante a todo el club.

© 岡田麿里・絵本奈央・講談社/荒乙製作委員会

¿Es bueno el deseo?

Rika Sonezaki es la intachable y rígida presidenta del club. De todas las integrantes es ella quien tiene mayores problemas para admitir sus sentimientos y peor aún para enfrentarlos. Su historia se desarrolla apartir de que descubre su atractivo físico. Su cambio de look la anima a acercarse al chico que le gusta y comenzar una relación. En realidad sus miedos casi la llevan a perder el amor que comienza a surgir. Su pretensión por mantener a escondidas sus sentimientos comienzan a alejar a Shun, pero como es de esperarse la muchacha recapacita y rescata su relación.

© 岡田麿里・絵本奈央・講談社/荒乙製作委員会

Conclusión final

Una de las reflexiones que más llama mi atención es la que deja Sugawara respecto a la concepción subjetiva del tiempo, más bien de la belleza como consecuencia de su trauma a partir del acoso que vivió en su infancia. Sugawara entró en un compañía de teatro en la experimentó acoso sexual, este acoso caracterizó su belleza en un tiempo específico de su vida, la inocencia y la pulcritud de su infancia. Su agresor jamás llegó a tomarla como un mujer pues él estaba atraído por ese espectro de belleza infantil que al tomarla se perdería.

Sugawara entendió su vida y belleza a partir de esta condición temporal de su cuerpo. Su corazón se enfrío y se convirtió en un ser frívolo. Su deseo de tener sexo antes de morir era la prueba hacia ella misma de que había superado este trauma. Tener sexo representaba su camino a la adultez dejando atrás su condición pueril. Ser una adulta la desataría de la condición de su belleza a traves de un tiempo efímero.

© 岡田麿里・絵本奈央・講談社/荒乙製作委員会

La serie en definitiva no es profunda y sus argumentos no están bien cimentados, no terminan de consolidarse. Sin embargo estos destellos en el guion nos dan a pensar un buen rato. Los colores de la adolescencia son subjetivos, las miradas son subjetivas, el tiempo mismo lo es. No se demerita el trabajo hecho sólo por la forma en que está argumentada la serie, por el contrario cumple perfectamente su finalidad. Es un anime altamente recomendado para aquellas veces que necesitas un escape para repensar y hacer una ligera introspección.

Noboru Taiyo

Más noticias similares.
Déjanos un comentario.