Reseña | Koi wa Ameagari no You ni – Capítulo 9

avatar Jihye11/03/2018 0

Tras una semana de espera un nuevo capítulo ha salido. Es momento de recordar la inocencia y llenarnos de dulzura. Así damos inicio a la reseña del capítulo nueve de Koi wa Ameagari no You ni. El recuerdo del primer amor está en el aire.

¡Advertencia! A partir de este momento habrá spoilers del capítulo

A partir de este momento procurare mantener la misma dinámica para las reseñas de este anime. Iniciando con un resumen del episodio, seguido de un breve análisis para finalizar con un comentario más general. Sin más por el momento apréstense a continuar.

Capítulo nueve: Lluvia fuerte (Tristeza)

Akira se reúne con Haruka para el festival de verano, ambas están contentas de pasar ese momento juntas. Las cosas parecen marchar bien entre ambas, Haruka intenta sacar a tema el club pero Akira se distrae. En el festival también están el gerente Masami y Yuuto en cuanto los ve Akira se dirige hacia ellos. Haruka no puede evitar notar que la actitud de Akira es muy diferente alrededor del gerente. No queriendo creerlo le pregunta si acaso gusta de su gerente, al ver la reacción de Akira no puede creer que sea cierto. Akira un  tanto ofendida le pide no hablar de eso, Haruka acaba por explotar y le reclama que ya no hablan de nada. Las cosas solo van a peor cuando Akira le dice que ya nada es como antes, Haruka se marcha llorando.

Cambiando el ambiente, veremos cómo Kondou se reúne con su viejo amigo Chihiro. La reunión resulta muy amena y ambos pasan un buen momento recordando viejos tiempos. Saliendo del bar ambos deciden caminar y continúan con el buen ambiente. Al momento de separarse, Chihiro le hace ver a Kondou que ellos no son adultos, solo son compañeros de clase. Por su parte Akira esta desanimada por su pelea con Haruka. El gerente al notar esto decide levantarle el ánimo, mostrándole la “super luna”. Al mismo tiempo comparte una experiencia propia para que ella entienda que esta separación no es el fin de su amistad. Akira consigue levantar un poco el ánimo e incluso se anima a pedir un deseo a esa luna.

Lo que el episodio nos dejó

Este sin duda fue un episodio dedicado a la amistad, a las idas y vueltas que esta nos da. En principio podemos apreciar la ya inestable relación entre Akira y Haruka. La ya de por si deteriorada amistad de estas dos, recibió un duro golpe en este episodio. Golpe, que desencadeno la inminente separación entre ambas, si esta será una separación corta o larga aún no se sabe. Al final este tipo de cosas son las que se deben arreglar entre ellas dos. Si su amistad es más fuerte que este pequeño tropiezo, no tardaran en arreglarse.

Eso es por el lado de Akira, pero este capítulo además nos dejó contemplar una amistad del gerente Kondou. Por las palabras del gerente sabemos que estuvo, por lo menos, 10 años sin hablar con este amigo. Pese al tiempo existe una camaradería innegable entre ambos. Igualmente se puede apreciar un entendimiento profundo latente entre ellos. Salta a la vista que una amistad verdadera puede ser retomada en cualquier momento y hacernos sentir como si nunca hubiese existido distancia alguna. Aunque esta es una ventaja reservada para la verdadera amistad, si desde un inicio no existía tal, es imposible que funcione igual.

Ya nada es lo mismo

La amistad de Akira y Haruka ya venía arrastrando una larga lista de problemas, y finalmente alcanzo su límite. Para bien o mal Haruka ya ha despertado a la realidad, su amistad con Akira ya no puede ser igual. Esta amistad basada en la pista, en el compañerismo del club, ha llegado a su final. Esto no quiere decir que Akira ya no quiera ser amiga de Haruka. Cuando Akira tuvo que renunciar a correr, mucho de su vida tuvo que cambiar. Su relación con el resto se incluye en estos cambios, después de todo ella ya no era la promesa del equipo.

Los cambios en Akira se deben reflejar también en su entorno, por ende su amistad con Haruka también debía cambiar. Pero las cosas no son sencillas, para Haruka es imposible transformar su amistad con Akira. Tras tantos años sumidas en una dinámica de amistad, es demasiado pedir que de repente todo cambie. Obviamente Akira no pidió lesionarse, no es culpa de nadie el cómo terminaron las cosas. Simplemente resulto de esa manera, y ninguna de las dos supo sobreponerse a la situación. Siendo justos, ambas fallaron en esa amistad.

La separación era inminente, Haruka no comprende los sentimientos de Akira y esta última no se esfuerza por trasmitirlos. Hasta ahora su amistad se fortalecía de la admiración y el compañerismo. Cuando una parte fundamental de su unión se les arrebato, el atletismo, ninguna supo acercarse a la otra. Descubrir que poco saben la una de la otra, que no se cuentan nada, no se preguntan nada, acabo por tirar esta torre de amistad. Cuando las bases no están bien cimentadas no es difícil tirar abajo toda una construcción. Que sean capaces de reconciliarse solo dependerá del esfuerzo que pongan por conocer al verdadero yo de la otra.

No somos adultos, somos compañeros de clase

Conseguimos conocer al misterioso Chihiro, personaje que venía haciendo ruido tras ver la reacción de Kondou al toparse con su libro. Chihiro es amigo de la universidad de Kondou, es un famoso escritor y tiene un carácter bastante peculiar. En realidad hay muchas cosas más que pudimos conocer pero dejémoslo así. Gracias a este episodio salió a luz muchos datos sobre el gerente también. Ahora sabemos que  conoció a su ex esposa en la universidad, además de que asistían al mismo circulo. Su viaje de graduación fue a la India y apenas regresar se casó. Desde sus años de estudiante le gusta escribir y a la fecha lo continua haciendo, aunque más modestamente.

Fueron 10 años los que paso sin ver a este amigo, en esos años tal parece que nunca busco ponerse en contacto. Lo que es más nos dan la pista, gratis, que hasta ese día en la biblioteca, nunca intento siquiera leer el libro de Chihiro. Lo que entendemos aquí es que Masami carga con un gran número de arrepentimientos. Justo como muchos lo creyeron, aquí se confirmó, el gerente si tiene un sueño frustrado de ser escritor. Tal parece que esa es una de las razones por las que no se encontró con Chihiro antes, ya que este logro lo que él no.

Pese a todo Chihiro se muestra alegre y preocupado por Kondou, después de todo ambo son amigos. Para Chihiro no existen diferencias entre él y Kondou y de hecho tiene en gran estima su opinión. Es por ello que al momento de separarse se asegura de dejar esta idea clara para Kondou. Ellos no son dos adultos que se reencuentran, son solo dos compañeros que salieron por unos tragos. Es decir que no importan los años, ambos siguen siendo los mismos de siempre.

Momentos que no desaparecerán

Rumbo al final de este episodio ocurrió un gran momento entre Akira y el gerente. Para empezar el gerente se dio cuenta que Akira estaba decaída y decidió preguntar acerca de ello. Tras descubrir el motivo de su humor, se ve interrumpido en un primer momento y no puede decir nada. Sin embargo recuerda que ese día había un cierto evento astronómico que podría levantar el ánimo de Tachibana. Es así como a la salida del trabajo la llama y le habla sobre este fenómeno conocido como “super luna”.

Aprovechando el ambiente el gerente se abre a Akira y le cuenta acerca de su propia experiencia con su amigo. Con palabras reconfortantes le hace ver que una separación no es sinónimo de terminar con la amistad. Que lo que realmente importa es lo auténtico de esa amistad. Que ahora puede ser triste pero eso solo significa que esa amistad era real, así como lo son los momentos que pasaron juntas. Al final la separación no conseguiría borrar todos los momentos que compartieron, ya que esos son momentos irremplazables para ambas.

Las palabras del gerente tiene la virtud de inyectar valor en Akira, consiguiendo que desee que en un futuro vuelva a acercarse a Haruka. A pesar de la incertidumbre y la tristeza de la separación, gracias al gerente, Akira puede pensar con mayor optimismo. Ella acepta que ahora no es el momento de que puedan estar juntas, pero abre la posibilidad de hacerlo a futuro. El tiempo es la mejor medicina y es posible que sea el bálsamo que esta amistad necesita, al menos ahora.

Comentario final

Como mencione este se presentó para ser un episodio bastante dirigido a la amistad. Lo cual no es malo, pues nos permite conocer otros matices de nuestros personajes. Las mayores revelaciones este episodio fueron sobre Kondou, nos enteramos sobre mucho de su pasado. Al mismo tiempo fuimos capaces de comprender varias cosas de su presente gracias a esto. Por cierto de todas las revelaciones que Kondou nos dio este episodio, cortesía de Chihiro, la que más me impacto fue escucharlo hablar ruso. No solo hablarlo, sino también entenderlo cuando Chihiro le hablo.

Esta semana hubo varias escenas dignas de ganarse la mención, pero al final me quedo con: la super luna. La escena es visualmente todo un deleite, el contexto y el OST son el plus. El momento se presenta para algo muy tierno, la dulce Akira sufre por la separación con su amiga, ante esto el gerente decide animarla con reconfortantes palabras. Esta escena tiene una carga mayor de sentimiento, cuando caemos en cuenta que de hecho es la primera vez que el gerente le cuenta algo sobre sí mismo a Akira por voluntad propia. La confianza ya ha florecido y eso es digno de mencionar.

En fin por esta ocasión aquí parare, mientras tanto no olvides dejar tus comentarios y decirme ¿Qué les pareció el capítulo? ¿Creen que una separación pueda acabar con una amistad? Deja tus comentarios y nos estaremos leyendo, hasta la próxima.

avatar

Jihye

Donde hay mucho misterio, cosas raras encontrarás... Y si los reyes se casan, los diablos al paraíso van... Dentro de la azotea hay sirenas que se lavan los pies... En el armario una hechicera, ¡Y un vampiro bajo el tapiz! Ven a ver... No hay que repetir... Conocer.... No hay que repetir... Si tu vas, ¡no podrás partir!

Más Noticias Que Te Pueden Interesar
Comentarios 0

lock_outline Inicia sesion o Registrate para poder comentar.

Nivel: 1
San
Publicar