Reseña | Black Clover – Capítulo 21

avatar Akira04/03/2018 0

Esta reseña sobre el anime Black Clover, desde luego, contiene spoilers sobre el mismo. Si sigues leyendo lo haces consciente de ello. ¡Si te perdiste la reseña anterior puedes leerla aquí!

Capítulo 21: Disturbios en la capital

Introducción:

Un nuevo y emocionante episodio de Black Clover ha salido a la luz y con él los espectadores hemos recibido nuestra dosis de acción y fantasía semanal. En este capítulo, mucho nos han dejado para hablar los Silva y los Vermillion, sin dudas, dos familias interesantes que mantienen una relación problemática. Hasta ahora habíamos visto cómo los Silva se perfilaban como la escoria humana dentro de la realeza, ahora vimos cómo los Vermillion se muestran como una familia excepcional dentro de la misma. La figura de Fuegoleon Vermillion tal vez ha sido una de las pocas en destacar en este episodio, obviamente junto a la figura de nuestro gran protagonista Asta que cada día crece más como caballero mágico y como ser humano.

En esta ocasión hemos tenido la oportunidad, no tanto de observar a los personajes más de cerca, sino de contemplar el reino, su gente y el trabajo para el que existen los caballeros mágicos en general.

Resumen:

Mientras Asta se enfrenta a los Silva y a los miembros de Amanecer dorado en la ceremonia condecorativa, los villanos Rades y Valtos atacan la capital del reino del Trébol. Justo cuando Fuegoleón Vermillion calmaba las aguas en el lugar, se avisó a todos los caballeros que la ciudad está bajo ataque. Al saber esto, Asta no dudo en ir a luchar aunque no sabe qué está pasando. Rápidamente, bajo las ordenes de Fuegoleon, los caballeros se dividen y se dirigen hacia las zonas afectadas.

En tanto los caballeros mágicos controlan los distintos focos de la invasión, Asta ya se encuentra frente a uno de los principales atacantes, Rades. Asta salva a una pequeña niña que estaba por ser eliminada y se enfrenta a este villano y al ejército que trae consigo.

Opinión y conclusión:

Si el capítulo anterior fue simplemente una introducción al inicio de algo grande, éste ha sido efectivamente el inicio de eso, y se ha tratado de un comienzo fabuloso. Si digo que este ha sido uno de mis capítulos preferidos, ya estaría aburriéndolos, y es que están los capítulos que me han gustado y los que no, y dentro de los que me gustaron resulta que todos son mis preferidos. Es cierto que todos son mis favoritos, pero no todos lo son por el mismo motivo, tal vez el anterior fue mi “capítulo preferido por el drama”, entonces éste puede decirse que es mi “capítulo preferido porque volvieron los buenos dibujos y porque comenzó uno de mis arcos preferidos” (en esto último también debo decir que casi todos los arcos son mis “preferidos”), aunque denominarlo así sería demasiado extenso, en resumen, este capítulo también se suma a mi lista de preferidos (aunque ya haya muchos en ella). Como acabo de mencionar, y esto solo para no dejar pasar un detalle muy favorable para el anime, la casa animadora ha recargado baterías y hemos podido disfrutar nuevamente, de una buena calidad visual, no olviden que esto indica también que este arco tendrá sus momentos de gloria en los que, con suerte, podremos apreciar grandes efectos como en ciertos capítulos del arco anterior.

Ahora bien, dejando de lado la cuestión visual en la que no quiero adentrarme mucho porque carezco de conocimientos al respecto y solo doy mi sencilla oponión de espectador, quiero dedicarme a lo importante que tuvo este capítulo 21 de Black Clover. Este episodio se dividió en dos partes, la primera, giro en torno a los Silva y los Vermillion en la ceremonia condecorativa y la segunda, giro en torno al ataque a la capital. Estas dos partes nos permitieron vislumbrar ciertas cosas, la primera dejó ver un poco acerca de la relación entre las familias Silva-Vermillion, mientras que la segunda nos dejó ver, tal vez por primera vez, la manera en que trabajan los caballeros mágicos.

No mencioné mucho a los Vermillion en la reseña anterior y es que la horrible y desmedida actitud de los Silva fue lo que marcó el capítulo. Está vez fue la actitud de los Vermillion lo que destacó en medio del desorden que provocó Asta en la ceremonia. Esta familia se ha destacado por diferenciarse ampliamente de sus familiares, los Silva. Los Vermillion no solo son lo contrario a esta familia tóxica que no respeta ninguna forma de vida (ni siquiera a sus pares de la realeza) que son los Silva, sino que también brillan desde la realeza hacia el exterior, mostrando sus integrantes como personas sensatas que respetan a los demás sin mirar su estatus social.

Por supuesto, quien más ha destacado ha sido el capitán de Rey león carmesí, Fuegoleon Vermillion, que tuvo una extraña actitud con Asta, viniendo de un miembro de la realeza y de una de las mejores órdenes de caballeros mágicos. Mientras todos se encargaron de mostrar lo más bajo de sí al burlarse de sus compañeros magos por ser de menor rango, no poder controlar sus poderes o pertenecer a un estatus social que consideran inferior, Fuegoleon marcó la diferencia al “defender” de cierta manera a Asta que fue el que recibió más ataques. En este sentido, si bien Fuegoleon también ve a Asta como un plebeyo sin magia, eso no le impide en absoluto reconocer su potencial y sus logros, él sabe que se encuentra en su posición actual por el reconocimiento del rey mago y si éste reconoció a Asta es porque efectivamente, es un caballero capaz. El capitán de Rey león carmesí, a diferencia de prácticamente la mayoría de los caballeros mágicos, no ha dejado que su entendimiento se nuble por los prejuicios. Lejos de caer en lo más profundo de la podredumbre social del reino del Trébol, Fuegoleon entiende lo más básico, sensato y común del ser humano: una condición (no tener magia) o pertenecer a un determinado sector de la sociedad (la plebe) tal vez puedan marcar una diferencia en la sociedad, pero no significan nada cuando se trata de la capacidad ya sea intelectual o física de una persona, si algo va a limitar el espíritu (y me refiero al espíritu y no al humano mismo porque este último, siendo un ente real que puede ser tocado y que existe dentro de una comunidad, puede ser detenido, retenido, limitado, mientras el espíritu no puede verse obstaculizado por otro individuo o sus leyes) del ser humano.

Por su parte, los Silva, y me arriesgo a decir que el resto de los caballeros también, no muestran rechazo hacia Asta y Yuno solo por ser plebeyos, por su accionar malintencionado no es difícil darse cuenta de que en verdad, lo que sienten ante individuos como Asta, es miedo. No solo se trata de mentes consumidas por las divisiones sociales, también son mentes que se perturban ante la más mínima amenaza porque no pueden eliminar la posibilidad de que otros tengan la aceptación social que ellos poseen o peor aún, la posibilidad de que sean sobrepasados y alguien logre incluso una aceptación mayor (como el rey mago, por ejemplo). En este aspecto, Asta en particular ha hecho estragos en los Silva ya que se presenta como todo aquello que ellos rechazan, no es noble, mucho menos de la realeza, es plebeyo, tiene un poder mágico nulo y forma parte del escuadrón más subestimado de todos, y sin embargo, ante la familia real ha tenido la valentía de decirles lo que piensa de ellos, todo esto cuando sabemos que cualquier habitante del reino del Trébol simplemente se callaría aunque fuera consciente de que está frente a una injusticia. En resumen, son tanto los plebeyos los que molestan a los caballeros mágicos de alta jerarquía o a los miembros de la realeza, más bien, son aquellos que no les temen por su poder o estatuto social los que despiertan lo peor de ellos. Es por esto que además de atacar al que consideran “débil” (cosa que, por cierto, con Asta no les salió), intentan minimizar sus logros y tranquilizar sus propios pensamientos diciendo que “fue suerte”, sí, esto es lo que la mayoría de los caballeros mágicos presentes en la ceremonia decía de Asta, es decir, “no está aquí por sus logros, solo tuvo suerte una vez”, esto para no reconocer su capacidad y además, tapar el hecho de que alguien de “lo bajo” ha llegado a su terreno.

Por fortuna, los Vermillion son la excepción a lo que acabo de mencionar en el párrafo anterior. Como ya aclaré, Fuegoleon no cree que Asta haya tenido simplemente un momento de suerte, sino que le da crédito por haber sido reconocido por el rey mago. Al lado del capitán, está su hermano menor Leopold que se presenta como un joven muy similar a Asta, simpático y energético y al igual que su hermano, no parece dar importancia a cuestiones como la clase social o la cantidad de poder a la hora de relacionarse con las personas.

Respecto a estas dos familias no hay que olvidar que, al parecer, no tienen una buena relación. Los hermanos que se presentan como las “imágenes” de ambos bandos, son completamente distintos y me arriesgo a decir, también representan el pensamiento no de ellos mismos, sino de cada familia. Con pensamientos tan alejados no es extraño que no se lleven bien, sin embargo, no dejan de ser familia y su distanciamiento debió haber sido significativo en su momento y tal vez, debió contar con un motivo aún más grande, de hecho, visto desde este lugar, el alejamiento en el pensar quizás solo fue una consecuencia de una separación previa de las familias (o tal vez no).

Sobre la segunda parte del episodio no hay mucho para decir ya que los acontecimientos que se presentaron se desarrollaran principalmente en los próximos capítulos, sin embargo, hemos podido apreciar el bendito trabajo de los caballeros mágicos en todo su esplendor. Por lo que se pudo ver actúan de manera muy organizada y poseen magias fantásticas como la magia de fuego del capitán de Rey león carmesí o la magia de tierra de Sol. Dada la situación, deberíamos esperar dos grandes cosas de este arco: la primera, ver un Asta en potencia, mejorado por la experiencia adquirida y nuevamente llevado al límite por la situación ya que en este caso tiene algo muy importante que proteger que son las vidas de los habitantes del reino; por otra parte, podemos esperar una cooperación entre los caballeros de distintos escuadrones debido a que el caos producido por la magia de Rades, es fácil de expandir, su control no será algo que una sola orden pueda lograr, además aún no aparece Valtos y obviamente algo se trae. Por el momento pudimos ver al menos como pueden actuar bajo el mandato de uno solo; al tomar el control del asunto Fuegoleon, no se vio resistencia alguna por parte de los caballeros a responder sus órdenes, sin embargo, no trabajaron con otros que no fueran sus compañeros de escuadrón.

Antes de finalizar esta reseña no tan extensa esta vez, quedan las observaciones a la ligera de ciertos personajes que no he nombra hasta ahora, Charlotte y Sol. Estas dos son miembros del escuadrón Rosa azul, y déjenme decirles que…en el manga ellas no son tan irritantes, ni Sol le dice hermana a Charlotte más de cinco veces consecutivas (tal vez dos si), ni Charlotte insiste en que la llame capitana cada vez que le responde. Dicho esto, tengo que resaltar que estas dos fueron quienes aportaron la comicidad a este capítulo 21, que no fue mucha ya que el drama de la primera mitad  y el caos de la segunda no lo permitieron.

Creo que esto ha sido todo por este capítulo, espero que puedan compartir conmigo qué les pareció este capítulo y qué esperan de los personajes y los sucesos de Black Clover para los próximos capítulos. ¡A quienes lean, muchas gracias!, ¡los espero en la próxima reseña!

 

avatar

Akira

No hay vergüenza en ser débil, vergonzoso es seguir siéndolo.

Más Noticias Que Te Pueden Interesar
Comentarios 0

lock_outline Inicia sesion o Registrate para poder comentar.

Nivel: 2
Sensei
Publicar