¿Cómo elegir y comprar un monitor gaming?

avatar Yumiko15/09/2019 4

A la hora de elegir un nuevo monitor gaming, todo se reduce a tu tarjeta gráfica, o a tu próxima tarjeta gráfica. Si quieres actualizar tu vieja tarjeta gráfica a alguna como la nueva Nvidia GTX 1050 no tiene sentido gastar una fortuna en un caro monitor 1440p o 4K. Del mismo modo, si vas a gastarte una buena cantidad de dinero en una gráfica como la GTX Titan X, de 1.200 euro, una pantalla de 20 pulgadas y 1080p no te va a permitir disfrutar al máximo de tu nueva gráfica. Por lo tanto, si estás buscando actualizar el hardware de tu PC al mismo tiempo, o poco después de comprar un monitor, merece la pena pensar por anticipado de qué va a ser capaz la próxima tarjeta gráfica que compres.

La clave aquí es asegurarte de que puedes jugar a la resolución nativa de tu monitor. Desde el cambio a la tecnología de paneles de pantalla plana los monitores ya no son capaces de elegir su resolución, y si operas por debajo de la resolución nativa de una pantalla acabarás con imágenes ligeramente borrosas e incapaz de verlas con claridad. Es por eso que si no tienes la suerte de contar con una tarjeta gráfica de alta gama, seguramente no merece la pena saltar a un monitor 4K por el momento. Claro que puedes reducir los ajustes de tus juegos para que tu equipo pueda ejecutarlo a 1080p o 1440p, pero entonces estarás perdiendo parte de la fidelidad que obtendrías de ejecutarlo de forma nativa en un monitor 4K.

En esta parte vamos a introducir los diferentes conceptos y tecnologías.

Tamaño y Resolución de Pantalla

Si hablamos de monitores gaming, más grande casi siempre significa mejor. Si tienes presupuesto suficiente, una pantalla de 27 pulgadas proporciona espacio de sobra y ofrece la oportunidad de ir más allá de la alta definición completa, o Full HD, que ofrece una resolución máxima de 1,920 por 1,080. Muchos de los modelos de 27 pulgadas más nuevos son monitores Wide, Quad High-Definition (WQHD), con resolución máxima de 2,560 por 1,440 pixels. Esta alta cantidad de píxels proporciona una imagen mucho más nítida que el Full HD, pero necesitarás un motor gráfico relativamente potente para jugar a los últimos títulos con la mayor resolución especialmente si tienes activados todos los efectos. Si tienes problemas de espacio en tu escritorio, hay muchos monitores de 24 pulgadas disponibles, pero entonces estarás limitado a una resolución de 1,920 por 1,080.

https://mejorantivirus.net/wp-content/uploads/2017/01/4k.jpg

Si cuentas con espacio de sobra, y el dinero tampoco es un problema, puedes buscar un monitor incluso más grande. Un monitor de 30 pulgadas,4K o Ultra-High-Definition (UHD), proporciona unas imágenes sorprendentes con una increíble resolución de 3,840 por 2,160.O puedes ir a por todas con un monitor ultra-wide de 34 pulgadas con panel curvo o sin él, o elegir algo todavía más grande (hemos probado pantallas de hasta 38
pulgadas). Los monitores ultra-wide tienen normalmente una relación de aspecto de 21:9 (a diferencia de los comunes 16:9), y ofrece un ángulo de vista mucho más ancho que los monitores widescreen estándar, pero también ocupan un montón de espacio. Un panel curvado ultra-wide tiene la suficiente curvatura para hacerte sentir un poco más cerca de la acción.

Para una suficiente nitidez de imagen y detalles (densidad de pixeles), elige al menos 1080p Full HD. Para una excelente nitidez de imagen y detalles, selecciona una resolución de 2560×1440 y 1440p (WQHD).

Para una nitidez de imagen y detalles extraordinarios, selecciona una resolución Ultra HD (4K). Pero ten en cuenta que los monitores 4K sin lentos y necesitan una buena tarjeta gráfica para funcionar. Para los gamers que demandan lo último en nitidez, rendimiento de color y calidad general de imagen, un monitor con una resolución de 4K sería un añadido al hardware más que bienvenido para jugar a RPG. Recuerda que la tarjeta gráfica necesaria para un monitor 4K es significativamente mejor que otras resoluciones de pantalla.

Tipo de Panel

Hay varias tecnologías de pantalla que puedes encontrar en los monitores gaming, cada una de las cuales con sus pros y sus contras. Los paneles Twisted Nematic (TN) son los más asequibles y populares entre los gamers,
ya que ofrecen un bajo tiempo de respuesta de píxel y una baja tasas de refresco, pero suelen mostrar alteraciones de color al mirarse desde los ángulos. Las pantallas de Alineación Vertical (VA) son conocidas por su alto índice de contraste nativo, sus colores robustos y su capacidad para mostrar blancos profundos, pero también producen importantes efectos fantasmas, lo que puede perjudicar la rendimiento en juegos. Los paneles In-Plane Switching (IPS) proporcionan la mejor calidad de color, un rendimiento potente en escala de grises y amplios ángulos de vista, pero no son capaces de igualar el tiempo de respuesta de los paneles TS y suelen sufrir de artefactos de movimiento.

Tiempo de respuesta de píxel y tasa de refresco

Los monitores gaming deberían tener un tiempo de respuesta de píxel rápido y una alta tasa de refresco. La especificación de tiempo de respuesta de píxel más comúnmente usado es el gris a gris, que se mide en milisegundos (ms) y significa el tiempo que necesita un píxel para pasar de un tono de gris a otro (algunas compañías siguen usando la antigua medida de negro a blanco). Una baja respuesta de píxel ayuda a eliminar las manchas de las imágenes en movimiento y proporcionar unas imágenes más suaves en general que en el caso de una alta respuesta de píxel. Una respuesta de gris a gris de 2ms o menos es ideal, pero incluso una respuesta de 4ms en gris a gris se considera adecuado para jugar.

Nuestro consejo:

Para un jugador medio, con necesidades casuales, elige un tiempo de respuesta máximo de 10ms. Para niveles competitivos elige un tiempo de respuesta por debajo de 2ms. El rango de tiempos de respuesta más rápidos van de 1ms a 5ms. Un jugador pro notará la diferencia en esta velocidad.

La tasa de refresco de un monitor se refiere al tiempo (en segundos) que le lleva en redibujar la pantalla completa y se mide en hercios (Hz). La mayoría de monitores LCD tienen una tasa de refresco de 60Hz, lo que significa que la pantalla se refresca 60 veces por segundo, pero las imágenes que se mueven muy rápidamente puede aparecer borrosas a esta tasa de refresco, o el panel puede sufrir desgarros de pantalla, un artefacto
que ocurre cuando el monitor muestra partes de dos o más dibujos de pantallas al mismo tiempo. Busca una pantalla con una tasa de refresco de 120Hz o más, que no sólo ayudará a reducir el aspecto borroso de las
imágenes y a eliminar los desgarros, sino que también es un requisito para la tecnología activa del 3D.

Nuestro consejo:

Para jugadores casuales y presupuestos ajustados, elige al menos 60Hz de tasa de refresco. Para niveles competitivos y un juego fluido, elige un monitor de 144Hz. La razón por la que preferimos un panel IPS para jugar con consolas es que los juegos de consola corren a un máximo de 60 Hz. Así que comprar un monitor que soporte tasas de refresco de más de 60 Hz es demasiado, y hay cosas más importantes, como la exactitud de color, los ángulos de vista y la nitidez, que son parámetros que no deberías comprometer si juegas en consola.

Retraso de Entrada (Input lag):

El input lag, aunque es importante, se ignora muchas veces. Al jugar a un videojuego o simplemente usar el ordenador, el imput lag, o el retraso de entrada, se vuelve un obstáculo e influye en la efectividad de las tareas que lleves a cabo.

El tiempo de input lag es el tiempo que va desde que se inicia un proceso hasta que se ejecuta ese proceso (hasta que se muestra en el monitor). Básicamente, desde que se pulsa un botón del ratón hasta que la acción aparece en la pantalla. El tiempo de input lag sólo es el lag interno, pero como tal vez sepas, la conexión a Intenet contribuye de forma importante al juego online también, por lo que hay que tener en cuenta la diferencia.

Para un jugador profesional o casual, un input lag de más de 30 milisegundos es una desventaja importante, particularmente al jugar FPS, juegos de carreras o juegos de mucha acción en general. Además de la conexión a Internet, otra de las grandes razones para que se produzcan errores sin determinar o fallos durante el juego es un alto imput lag. Por tanto, el tiempo de demora de entrada, aunque no es uno de los factores estándar a la hora de valorar el rendimiento general de una pantalla, es importante para la mayoría de jugadores. Por eso ha sido añadido a esta guía. Para el jugador medio, un tiempo de lag de 30ms o menos sería adecuado, mientras que los jugadores profesionales necesitarán un lag máximo de 10ms.

Adaptive Sync:

Recomendamos un monitor con Adaptative Sync si eres de los que disfrutan con juegos de ritmo rápido y con altas necesidades gráficas. Con ello se eliminarán los desgarros de pantalla y tendrás una experiencia de juego mucho mejor. El G-sync o FreeSync dependerá del tipo de tarjeta gráfica que tengas.

El FreeSync sólo funciona con tarjetas gráficas de AMD, mientras que el G-sync sólo funciona con Nvidia, pero es más caro. Ten en cuenta, sin embargo, que los monitores compatibles con G-Sync y FreeSync necesitan una tarjeta gráfica con salida DisplayPort 1.2 o HDMI 2.0. Según los técnicos de ambas compañías, aunque trabajan de forma diferente, deberían funcionar de forma similar. En los test realizados se aprecian opiniones subjetivas, por lo que elegir uno u otro depende de tus preferencias.

Monitores Curvos:

Una pantalla curvada cubre casi todo tu campo de vista y proporciona una experiencia de juego muy inmersiva. Elígela si te gusta jugar a juegos de carreras y otros juegos similares. Normalmente son caras.

Entrada de video y otras características

Un monitor gaming debería estar equipado con distintas entradas de video, de forma que puedas conectar múltiples PC y consolas como la Sony PS4 Pro en Amazon y la Microsoft Xbox One S. Los puertos Dual HDMI son ideales, ya que las principales consolas usan HDMI, mientras que las tarjetas gráficas de alta gama ofrecen conectividad tanto por DisplayPort como por DVI. Los puertos USB también son un buen añadido, ya que hacen más
fácil conectar mandos de consola, ratones, unidades de disco y otros periféricos externos. Los puertos Usb montados en el lateral hacen más fácil conectar y desconectar periféricos sin tener que ir a la parte trasera del monitor. Un sistema de altavoces potente con subwoofer incorporado mejorará tu experiencia gaming y liberará espacio en tu escritorio, y un soporte con altura, inclinación y giro ajustables ofrecerá comodidad y
ergonomía para tus maratones de toda la noche frente al PC.

Si desea saber qué monitores vale la pena comprar, puede obtener suficientes consejos de este artículo.

Articulo Promocionado*

avatar

Yumiko

Designer + Editor + Otaku Life

Mas Noticias Que Te Pueden Interesar
Comentarios 4

lock_outline Inicia sesion o Registrate para poder comentar.

Nivel: 1
San
Publicar