Cultura Otaku

Algunos fetiches que el anime hizo populares

Chirumiru 30 enero, 2023

Los fetiches, conocidos en el ámbito de lo sexual como parafilias, son todo aquel patrón de comportamiento sexual vinculado con objetos, situaciones, actividades o individuos atípicos. Algunos son más preocupantes que otros, pero algo que podemos asegurar es que la cultura del anime expandió ciertos fetiches al mundo entero, y algunas personas quizás ni siquiera sabían que “tenían algo de fetichistas” hasta que un anime se los demostró.

Entonces, ¿cuáles serían los fetiches más relevantes que han sido impulsados por la industria de anime?

1. Fetiche por los uniformes escolares

Uno de los fetiches más comunes del anime es el uniforme escolar. Como ya se ha señalado, la simple presencia de un uniforme escolar no significa necesariamente que se esté fetichizando u objetivando, pero puede ser así. También vale la pena señalar que el interés por los personajes que visten uniformes escolares tampoco denota automáticamente nada siniestro o ilegal; de hecho, para aquellos que tienen un fetiche sexual por los uniformes escolares, a menudo lo más atractivo es el contraste entre una persona completamente desarrollada y un atuendo asociado con la “juventud”; de hecho, no es raro que los personajes de anime supuestamente en edad escolar tengan figuras claramente maduras.

Fetiches

Como fetiche del anime y, más ampliamente, en los medios populares japoneses, el típico uniforme escolar se combina a menudo con la moda de las gal para crear un aspecto más estilizado y, a veces, provocativo. Esto se consigue acortando la falda, independientemente de la estación del año, y combinándola con prendas distintivas para las piernas, como calcetas sueltas. Los personajes también suelen aplicar su propio toque de individualidad al uniforme básico, una forma sencilla de destacar visualmente sin dejar de formar parte del “grupo”.

Pero el atractivo del uniforme escolar como fetiche del anime va más allá del simple atractivo sexual. El uniforme escolar representa un momento importante y definitorio en la vida de todo el mundo. Para muchas personas, la escuela fue una época en la que parecía que había infinitas posibilidades por delante, y muchas direcciones diferentes en las que podías ir. Empezabas a definir la persona en la que te convertirías, la gente que te interesaba y tus gustos en todo tipo de cosas, incluido el sexo.

2. Fetiche por las maids

La popularidad de las maids como fetiche del anime es probablemente obvia: además del atuendo distintivo (normalmente basado específicamente en una evolución muy modificada de los diseños franceses del siglo XIX), una maid representa a alguien que sirve, normalmente sin rechistar. Sin embargo, hay un aspecto de fantasía en todo esto. Si se contratara a una maid de verdad hoy en día, probablemente no aparecería vestida como en un anime, y sin duda saldría por la puerta si se le indicara que sus tareas son de naturaleza sexual, como debe ser. Así pues, los personajes de anime vestidos de maids representan la pura fantasía de tener a mano a alguien que no está ahí más que para servirnos, en una variedad de capacidades, incluida, a veces, la sexual.

Fetiches

En términos más generales, el interés por las sirvientas como fetiche en el anime indica probablemente el deseo de ser escuchado, de ser tomado en serio y de poder afirmar la propia autoridad. Obviamente, en el mundo real el respeto se gana, no se da, pero para algunas personas, sobre todo las que tienen problemas de ansiedad social, la parte de “ganarse” puede parecer un obstáculo insalvable. De ahí que la fantasía de las maids permita imaginar lo que se sentiría al tener cierto grado de autoridad.

Dicho esto, cada vez es más popular en el anime moderno que los personajes de tipo maid subviertan las expectativas y actúen de forma bastante más independiente de lo que su papel esperaría estereotipadamente que se comportaran. Este contraste, por supuesto, también tiene su atractivo.

3. Fetiche por las kemonomimi

El fetiche por los personajes con orejas de animal representa nuestro amor por las mascotas, en concreto por aquellas que nos demuestran un amor incondicional, que son compañeros fiables incluso en nuestros momentos más difíciles y que nos escuchan incluso cuando no tenemos a nadie más a quien recurrir. Este fetiche del anime se explora quizá con mayor eficacia en la serie de novelas visuales Nekopara, en las que los personajes “chicas neko” tienen comportamientos claramente gatunos que nos recuerdan en qué se basan, pero sus aspectos más “humanos” nos permiten relacionarnos con ellas de una forma que sencillamente no es posible hacer con una mascota real.

El aspecto sexual de obras como Nekopara representa una extensión natural del afecto físico que compartimos habitualmente con nuestras mascotas; un interés sexual por los personajes con orejas de animal no indica un interés por la zoofilia, por supuesto, sino que reconoce el hecho de que si, por ejemplo, hiciéramos con un ser humano lo que hacemos cuando acariciamos a nuestro gato, las cosas podrían ir a más con bastante facilidad.

Los personajes con orejas de animal también nos permiten explorar las características humanas que a veces atribuimos a las criaturas no humanas, como la elegancia y la sensualidad de los gatos, el entusiasmo y la lealtad de los perros, la astucia de los zorros y muchas otras cosas. Además, la forma en que se mueven las orejas de los animales representa un medio de comunicar emociones diferente -y mucho más claro- que el lenguaje corporal humano. En resumen, el interés por los personajes kemonomimi representa a menudo un deseo de amor incondicional, cercanía y compañía, y un deseo de comunicación clara, a menudo sin palabras, que lleva a una comprensión mutua intuitiva.

4. Fetiche por las onee-san (chicas mayores que tú)

Como todo lo demás de esta lista, este fetiche anime no debe tomarse al pie de la letra. Tener interés en el fetiche de la “hermana mayor” no significa que estés buscando una relación incestuosa, sino que se trata de lo que esa relación representa. Las “relaciones onee-san” en el anime suelen representarse como muy cercanas, cálidas, abiertas y honestas. La “onee-san” de un personaje suele ser alguien a quien puede acudir en caso de preocupación y con quien puede desahogarse. La conexión familiar implica una sensación de cercanía e intimidad que es algo diferente a los lazos entre amigos, y el hecho de que la onee-san esté más cerca de la edad de uno que su propia madre significa que es más probable encontrarla afín y digna de confianza.

Curiosamente, el fetiche de la hermana mayor en el anime suele representarse desde el ángulo de la “hermana”. La mayoría de las veces, un personaje femenino que desea fervientemente que un personaje más joven se refiera a ella como “onee-chan” lo hace porque establecer esa relación significa que alguien cuenta con ella, se apoya en ella y confía en ella. Luego depende de ellas lo que hagan con esa relación; algunas “onee-chan” se aprovechan de la situación, mientras que otras mantienen las cosas totalmente sanas. También es un tropo que puede subvertirse fácilmente, con resultados divertidos y atractivos.

Dicho de otro modo: a diferencia del fetiche de las maids, por ejemplo, en su forma más básica, el fetiche de la hermana mayor mantiene el control en manos del personaje femenino. Para alguien que busca una “onee-chan” propia, lo más probable es que busque una sensación de protección y seguridad, y un lugar donde pueda ser sincero sobre absolutamente todo.

5. Fetiche de pies

Según un estudio publicado en 2007 en la revista International Journal of Impotence Research, el fetichismo por los pies es la forma más común de fetichismo sexual por “objetos o partes del cuerpo que de otro modo no serían sexuales”. Esto explica por qué a menudo se hace tanto hincapié en los pies en los medios de comunicación populares japoneses en su forma original, y en las obras de los fans basadas en esos medios populares; es uno de los fetiches del anime más comúnmente vistos.

Curiosamente, a pesar de que el fetichismo de pies es tan común, no existe un consenso real sobre qué lo causa exactamente o por qué la gente lo siente con tanta intensidad. Algunos han sugerido que existen conexiones adyacentes en el cerebro entre los pies y los genitales, pero otros lo ponen en duda. El sociobiólogo Desmond Morris sugirió que el fenómeno de la “impronta” podría ser una posible explicación. Y Freud pensaba que el pie era un símbolo del pene, pero entonces decía eso de casi todo.

Es probable que el fetichismo de pies sea tan popular porque puede englobar intereses muy diversos. Por ejemplo, quienes se interesan por los pies descalzos, los leotardos, las medias o las calcetas podrían agruparse bajo el epígrafe “fetichismo de pies”. ¿Qué significa? Bueno, quizás solo significa que les gustan los pies. Y a veces esa es toda la explicación necesaria.

Fuente: Rice Digital

Chirumiru
Chirumiru

"Aprendiz de todo y maestro de nada".

Relacionadas

noticias relacionadas Más Noticias
Cultura Otaku

Quieren boicotear Shogakukan, la casa de Frieren y Komi-san

20 febrero, 2024
leer más
Cultura Otaku

NieR: Automata: El trasero de 2B vuelve a ser viral

20 febrero, 2024
leer más
Cultura Otaku

Estas son las voces más ‘angelicales’ del anime

20 febrero, 2024
leer más
Cultura Otaku

Esta sensual cosplayer de Bocchi the Rock! te encantará

19 febrero, 2024
leer más
Cultura Otaku

Fans debaten por qué Solo Leveling ‘está siendo ignorado’

19 febrero, 2024
leer más
Cultura Otaku

The Dangers in My Heart se vuelve real con esta pareja

19 febrero, 2024
leer más
Déjanos un comentario.