La verdadera historia detrás de Golden Kamuy

avatar Eoghan09/05/2018 4

¡Aclaración importante! Este artículo no es de mi propia elaboración, ni resulto de alguna colaboración parecida; es simplemente una traducción realizada por mí. Al final del mismo encontraran un link hacia el original.

Golden Kamuy es una de las historias más informada por su contexto histórico. Claro, tiene su violencia gratuita y sangre derramada, caras de reacción peculiarmente tontas, largas secuencias de caza y cocina, todo con las formas corporales inspiradas en JoJo no Kimyō na Bōken. Sin embargo, el pegamento que une todo en una historia convincente son los personajes bien escritos de Golden Kamuy, cuyo drama está inspirado en su pasado. Estos personajes son productos de las eras en las que vivieron y lucharon.

Si bien no es necesario que el público tenga un conocimiento avanzado de la historia para apreciar Golden Kamuy, adquirir cierta comprensión de Japón en torno al cambio de siglo puede iluminar aún más las motivaciones de estos personajes. Aquí está un desglose de algunos aspectos relevantes de la historia japonesa que pueden ayudarte a entender el mundo de Sugimoto y Asirpa.

Una victoria pírrica en la guerra ruso-japonesa

Al considerarse mutuamente rivales en la expansión territorial a través del Lejano Oriente asiático, la guerra estalló entre el imperio ruso y el imperio japonés un poco después del cambio del siglo XX. La guerra ruso-japonesa, que duró entre 1904 y 1905, fue un conflicto que se libró en dos etapas: tierra y mar.

En los mares, la armada japonesa obtuvo una victoria espectacular contra sus homólogos rusos. El imperio ruso ordenó que la mayor parte de su flota atlántica llegara al Extremo Oriente asiático, viajando por todo el extremo de África para llegar al mar de Japón. Estas naves rusas fueron aniquiladas por sus oponentes japoneses en la Batalla de Tsushima. Esta pérdida, combinada con la destrucción anterior de su potencia restante de la flota del Pacífico en Port Arthur, puso fuera de servicio a la armada rusa. El éxito japonés en esta batalla consolidó la victoria en su guerra contra los rusos, al tiempo que demostraba a los observadores occidentales escépticos que Japón era una fuerza a tener en cuenta.

Sobre tierra, los éxitos del ejército japonés fueron menos y mucho más sangrientos. La tecnología y las tácticas de la guerra moderna que anunciaron la carnicería de La Gran Guerra en la Batalla de Cold Harbor durante la Guerra Civil Americana resurgirían nuevamente antes de la Primera Guerra Mundial en el asedio japonés de Port Arthur. Ametralladoras, granadas de mano, trincheras y bombardeos de artillería se combinaron para convertir el campo de batalla en una carnicería humana. Los rusos defensores perderían más de 30,000 soldados en una campaña de más de un año de duración, mientras que los japoneses perderían casi el doble de esa cantidad en mano de obra. La Batalla de la colina 203 solo le costó a los japoneses más de 8,000 hombres, devastando las filas de la 7ma División del ejército japonés.

Las victorias imperiales japonesas en los estrechos de Tsushima, Port Arthur y otras, costosas o no, convencieron al imperio ruso de buscar la paz. Con el presidente estadounidense Theodore Roosevelt presidiendo como intermediario, estas conversaciones de paz dieron como resultado el Tratado de Portsmouth.

Incluso con sus victorias, los japoneses estaban escasos de capital y soldados al final de la guerra, y la continuación de la lucha agotaría al imperio de un tesoro y una mano de obra cada vez más valiosos. Cada gran batalla terrestre que los japoneses peleaban hasta entonces había sido costosa, por lo que cada victoria importante en la tierra era pírrica. El Tratado de Portsmouth que puso fin a la guerra ruso-japonesa consideraba a Japón como el ganador, otorgándoles concesiones territoriales directas sobre los rusos, además de un respeto tácito por la influencia y el control del imperio de Japón en el este de Asia.

Sin embargo, esas concesiones no incluían las remuneraciones de los rusos por el dinero gastado y las vidas perdidas por los japoneses. La falta de reparaciones para los sacrificios del pueblo japonés dejó resentidos a muchos ciudadanos y a muchos veteranos ruso-japoneses. A partir de este ultraje, Golden Kamuy presenta soldados de la 7ma división del ejército japonés, que son sobrevivientes del grupo de infantería de Hokkaido. Ahora, hirviendo de resentimiento contra el gobierno japonés por dejar traumatizados a sus escasos sobrevivientes, están tramando un movimiento secesionista en el resto de Japón, y para ello necesitan el oro Ainu como capital.

La caída de Tokugawa y la restauración del emperador

Ahora caminemos un poco hacia atrás en el tiempo. El Bakumatsu se refiere al período comprendido entre 1853 y 1867, los últimos años de la era Tokugawa. Durante este período, los rebeldes que luchaban en nombre del emperador japonés se enfrentaron a los leales al shogunato Tokugawa. El shogunato aparentemente había estado administrando Japón en nombre del emperador durante siglos, pero en realidad, la posición se redujo a un jefe ceremonial de estado bajo el clan Tokugawa, con pancartas de Tokugawa mirando desde el castillo más alto en Kioto para asegurarse de que el emperador siempre supiera su lugar en su palacio más pequeño. Supuestamente los rebeldes luchaban por restaurar los poderes tradicionales del emperador, pero para muchos partidarios, su prioridad más urgente era derribar el viejo orden feudal y establecer un estado centralizado moderno que pudiera resistir la invasión occidental. Curiosamente, estos mismos rebeldes usaron tecnología militar importada de Occidente para lograr sus fines.

Desde la apertura forzosa de los puertos comerciales japoneses por cañoneras estadounidenses con revestimiento de carbón en 1853, los Tokugawa fueron obligados a firmar acuerdos de comercio y extradición con las otras potencias occidentales. Estos tratados desiguales incluían disposiciones tales como prohibir a los japoneses levantar aranceles antidrogas contra las potencias occidentales y prohibirles enjuiciar a los occidentales que violaban sus leyes. Debido a siglos de aislamiento diplomático y comercial de la mayor parte del mundo, Japón estaba tecnológicamente poco equipado para igualar los arsenales modernizados de Occidente. Por prudentes que estas concesiones parecieran en su momento, los tratados desiguales perjudicaron a la economía japonesa e hirieron aún más el orgullo japonés. Cuando el shogunato de Tokugawa capituló a las demandas occidentales, la guerra civil se encendió.

En el conflicto del Bakumatsu entre los rebeldes imperiales y los leales a Tokugawa, un grupo de guerreros samurái llamados Shinsengumi se reunieron para servir como comandantes y guardianes en el campo de batalla y la capital por igual. A pesar de su reputación legendaria, los patrones del shogunato del Shinsengumi fueron derrocados en 1867, lo que dio inicio a la era Meiji. Algunos Shinsengumi supervivientes se reintegraron al nuevo régimen, mientras que otros fueron ejecutados o encarcelados, y otros se retiraron o se ocultaron; debido a que los samuráis fueron totalmente eliminados como una clase social privilegiada. Todo este contexto finalmente nos lleva de vuelta a Golden Kamuy. Ahora, dos viejas almas del Shinsengumi todavía vibrantes con espíritu combativo y resentimiento feroz, se presentan en la historia como una nueva facción buscadora del oro. Blandiendo modernos fusiles occidentales junto con sus espadas tradicionales japonesas, ellos también tienen planes de establecer un estado independiente en Hokkaido, con sangre y tesoros como pago inicial.

De hecho, los partidarios imperiales lucharon contra Tokugawa por un tiempo después de que habrían capitulado al oeste. Curiosamente, el régimen imperial decidió que la mejor forma de renegociar los tratados desiguales de la era Bakumatsu era convencer a las potencias occidentales de que Japón era su igual. Reconociendo el dominio de Occidente en los asuntos mundiales, el gobierno Meiji siguió importando tecnologías occidentales, invitó asesores occidentales e incluso adoptó la cultura occidental en un esfuerzo por ser juzgado como suficientemente modernizado. Sin embargo, fue solo después de la victoria de Japón en la guerra ruso-japonesa que las potencias occidentales se mostraron dispuestas a renegociar con la esperanza de ponerse del lado de Japón.

La colonización de Hokkaido y la asimilación de los ainu

Anteriormente conocido como Ezo, Hokkaido no estaba completamente integrado en el resto de Japón hasta el advenimiento de la modernidad provocada por la era Meiji. El shogunato Tokugawa no estaba interesado en desarrollar la isla, debido a los costos exorbitantes y los rendimientos limitados involucrados. Hokkaido tenía un clima aún más duro y más frío que las partes más al norte del continente Honshu. La agricultura era una importante fuente de riqueza en la era Tokugawa y el arroz actuaba como su propia unidad oficial de moneda. Sin embargo, la agricultura del arroz fue más difícil de mantener en Hokkaido sin una atención más cuidadosa; y los asentamientos lucharon por crecer en Hokkaido debido a temporadas de crecimiento más cortas. En última instancia, el shogunato dejó la protección de las fronteras más septentrionales de Japón y el privilegio de desarrollar Hokkaido para el daimio Matsumae. Los daimios durante la era Tokugawa, y especialmente los daimios del norte, como los Matsumae que administraban tierras menos fértiles, a menudo se encontraron atados por dinero en efectivo después de cumplir con sus obligaciones tributarias.

Algunas misiones patrocinadas por daimios y ciudadanos japoneses emprendedores establecieron algunos asentamientos en Hokkaido. El comercio en la zona se centró principalmente en el comercio de pieles con los indígenas ainu, con los comerciantes japoneses del sur y los comerciantes rusos del noroeste. Como era de esperar, los ainu conocían la tierra mucho mejor que los colonos rivales de Hokkaido. Eran los dueños indiscutibles de la tierra en cuanto a la pesca, la captura, la caza y la supervivencia, por lo que los ainu jugaron contra los dos grupos extranjeros para obtener beneficios comerciales y políticos a veces.

Sin embargo, los ainu finalmente fueron víctimas de las maquinaciones políticas y comerciales de estos dos grupos. Hokkaido se convirtió en una arena cada vez más polémica entre los japoneses y los rusos por el dominio en la etapa previa a la era del Bakumatsu. Los rusos intentaron hacer alianzas con los pueblos ainu, mientras que los japoneses forzaron iniciativas de asimilación para borrar la cultura ainu. En respuesta a la opresión japonesa, los ainu organizaron rebeliones infructuosas contra Matsumae.

Eventualmente, el shogun Tokugawa se movió para ejercer control directo sobre Hokkaido por su importancia para la seguridad nacional contra la influencia extranjera (especialmente de Rusia). Sin embargo, el asentamiento a gran escala de Hokkaido solo podría lograrse con los recursos que provenían del régimen imperial, después de la restauración Meiji. Además de la seguridad nacional, el gobierno de Meiji buscó reforzar la producción comercial, agrícola y minera de la isla. Gracias en parte a esos esfuerzos, el puerto de Hakodate se convirtió en un importante centro comercial de Hokkaido. A pesar del clima hostil, Hokkaido se convirtió en un importante productor agrícola con la ayuda de asesores occidentales. Sus operaciones mineras (y depósitos de oro en particular) sirven como el conflicto central y el ímpetu de la trama para Golden Kamuy. Los ainu continuarían siendo afectados por los esfuerzos de asimilación japoneses y algunos incluso se alistaron en el ejército japonés durante la guerra ruso-japonesa.

Tomadas en conjunto, esta historia forma una base sólida para entender la historia de Sugimoto como soldado, la perspectiva de Asirpa como una niña indígena ainu; además de los otros personajes y fuerzas cuyas motivaciones se basan no solo en los cambios provocados por la guerra, sino en muchos altercados que llevaron a este punto en el siglo XX. Será interesante ver cómo este contexto ilumina su búsqueda del tesoro dorado en el futuro.

Fuente: ANN

avatar

Eoghan

Quizás no merezcamos tal cosa como el libre albedrío. Realmente no sé si lo que he hecho hasta ahora es correcto o no. Pero, incluso si no hay descanso más allá de esto... Incluso si solo hay desesperación más allá de esto... ¡Por lo menos quiero seguir mi propio camino! ¡No pedimos la salvación! ¡Pero quiero al menos la libertad de elegir!

Más Noticias Que Te Pueden Interesar
Comentarios 4

lock_outline Inicia sesion o Registrate para poder comentar.

Nivel: 1
San
Publicar
  • Nivel: 1
    San

    mola saber que el anime no solo esta basado en la imaginación de una persona sino que se basa en hechos reales eso le da mas intriga a la aventura y una pizca de aprendizaje de la historias japonesas.

  • Nivel: 1
    San

    Increíblemente lo lei todo Jajajajajajajajaja
    Gracias por tus datos, el conocimiento en muy importante y lo aprecio! Jejejejejeje

  • person
    Nivel: 1
    San

    hola buenas tardes ,e gusto mucho el articulo y la historia , osea todo esta centrado en una historia real y antigua que sirve de base para la historia de la serie. muy buena estas cosas me gustan mucho y mas si esta basado en un hecho real , espero que sigan publicando mas de estos temas por favor

    Saludos